La importancia del dibujo

05.05.2017 | 02:16
La importancia del dibujo

William Kentridge es uno de los artistas multidisciplinares más consistentes de nuestro tiempo. Junto con el californiano Raymond Pettibon lideró a comienzos de la década de 1990 el movimiento de demostración de la renovada importancia que el dibujo podía tener en el arte contemporáneo. Con él, su arte penetró en la órbita de lo político, si por ello entendemos la capacidad de un sujeto para conectarse y comprometerse con la realidad histórica, social y cultural de su país, en este caso Sudáfrica, y de su tiempo. El Apartheid, el colonialismo o la abolición de los derechos humanos se convirtieron, por este motivo, en asuntos de reflexión e inteligente denuncia en su creación. Y todo ello teniendo como referentes de sus trabajos, ausente de ellos el color, o con ligeras notas de rojo y azul, a artistas como William Hogarth, por su comicidad; Goya, por su visión de la historia; Max Beckmann, Otto Dix y Georges Grosz, por su expresividad; o Joseph Beuys, de quien absorbió, como ha señalado María de Corral, su vinculación de la actividad artística con el trauma, lo terapéutico y con ese concepto tan freudiano del Trauerarbeit o trabajo de duelo. Para la historia del arte contemporáneo quedará además el alumbramiento de personajes que protagonizan una y otra vez sus creaciones, como Soho Eckstein, Sara Eckstein y Felix Teitlebaum.

Otra veta muy fértil de su actividad han sido los denominados "Drawings for Projections" o animaciones construidas a partir de sus dibujos a lápiz. En ellos, por su particular técnica de trabajo, el artista despliega toda una reflexión, tanto en el plano formal como en el conceptual, sobre la tensión entre lo visible y lo invisible, lo presente y lo borrado, la matriz y el palimpsesto. Y también sobre un tema central para nuestra Modernidad y sobre el que ya meditara décadas atrás el propio Walter Benjamin: el destino de las diferentes manifestaciones artísticas bajo el asedio de las tecnologías. En Kentridge este reto parece conmovedoramente resuelto.

*Director del Museo de Bellas Artes de Asturias

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

POR RAFAEL L. TORRE

El Hotel Universo

Pontevedra conoció la modernidad en aquel establecimiento tan chic y disfrutó mucho de sus...

 
 

La calle que debe ser para Pepe Simón

La clase política, ya se sabe, no acostumbra a tener buena memoria....

 
 

JUAN JOSÉ MARTÍNEZ JAMBRINA*

Proust en el olivar de Saramago

El análisis de los psicoanalistas de los llamados "locos geniales"

 
 

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ COELLO

Orense Balneario tiene mar

Orense Balneario tiene mar. Es una localidad integrante en el partido de Tres Arroyos, al sur...

 
 

PILAR GARCÉS

Las dos Españas de Sabadell

La propuesta de quitar a Machado, Quevedo o Goya del callejero de la localidad catalana

 
 

PEDRO DE SILVA

Cargas de nuestra civilización

El objetivo del terrorismo, como su nombre indica, es provocar...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine