30 de abril de 2017
30.04.2017

Ni Le Pen ni Macron

30.04.2017 | 05:40
Ni Le Pen ni Macron

Son muchos los electores franceses que no piensan dar su voto ni a Marine Le Pen ni a Emmanuel Macron en la segunda vuelta de las presidenciales francesas.

Lo indica una encuesta del diario "Le Monde" entre 600 ciudadanos de distintos lugares y profesiones que argumentan lo que les mueve a votar la próxima vez en blanco o abstenerse.

Entre ellos los hay que en la primera vuelta votaron bien al veterano candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, bien al infortunado socialista Benoît Hamon o incluso al corrupto y desacreditado líder de los Republicanos, François Fillon.
Algunos han decidido abstenerse, convencidos de que el ex ministro socialista y fundador del movimiento En Marche, Macron, no va a necesitar de sus votos para llegar al Elíseo.

Otros, por el contrario, dicen que votarán tapándose la nariz porque se trata ante todo de evitar la posibilidad, por remota que les parezca, de que la ultranacionalista Le Pen consiga la mayoría de los votos.

Pero hay quien dice estar harto de chantajes como el hecho de sentirse obligado a votar a Macron no porque se esté convencido de su programa, sino solo para cerrarle el paso a su rival de ultraderecha.

Alguno califica a ese joven ex banquero de Rothschild y ex ministro de François Hollande de "producto comercial fiduciario" y dice desconfiar de su programa neoliberal.

Otros se niegan a dar un cheque en blanco a quien consideran un admirador de la canciller federal alemana, Angela Merkel, y su programa económico.

Macron, a quien la prensa amiga califica de "centrista", pretende acabar con la jornada laboral de 35 horas, retrasar la edad de jubilación y hacer una serie de recortes sociales con el pretexto de dinamizar una anquilosada economía.

Votar a Macron, argumenta alguien que votó convencido en la primera vuelta al derrotado candidato socialista, Hamon, es renunciar a "un mundo más justo, más ecológico y social".

Muchos ciudadanos no aceptan que se agite ahora el espantajo de Marine Le Pen para convencerlos de que voten a un político al que consideran corresponsable del ascenso de Le Pen.

Votar ahora a Macron, argumentan, es garantizar que se profundizan unas reformas neoliberales cuyo rechazo popular podría acabar llevando al Elíseo, si no ahora, dentro de cinco años a la líder ultranacionalista. Ciertamente, difícil elección.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales
 

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ COELLO

Orense Balneario tiene mar

Orense Balneario tiene mar. Es una localidad integrante en el partido de Tres Arroyos, al sur...

 
 

PILAR GARCÉS

Las dos Españas de Sabadell

La propuesta de quitar a Machado, Quevedo o Goya del callejero de la localidad catalana

 
 

PEDRO DE SILVA

Cargas de nuestra civilización

El objetivo del terrorismo, como su nombre indica, es provocar...

 
 

ESTEBAN GRECIET

La necesaria reciprocidad

Solo faltaba que las diferencias entre el Gobierno español y la Generalitat entorpecieran la...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

Una forma de piedad

La noticia del atentado llega a la playa

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine