30 de abril de 2017
30.04.2017
la mirada femenina

Al otro lado del charco

Muchas mujeres tienen que separarse de sus familias en busca de un futuro mejor

30.04.2017 | 05:40
Al otro lado del charco

Hoy quiero homenajear a todas esas mujeres que tienen que separarse de sus familias en busca de un futuro mejor. Requiere de un gran carisma y valor dejarlo todo y lanzarse a la aventura. Cruzar el océano de la soledad, superar la depresión de estar alejada de los propios hijos. Sentir el yugo de la explotación a la que a menudo son sometidas. Muchas son "exprimidas" literalmente por quienes las contratan y también por sus propias familias que, desconocedoras de la realidad, les exigen más de lo que ellas son capaces de ahorrar. Hay miles de historias cada cual más desgarradora. Pero por suerte algunas de estas historias tienen un final feliz.

Se enamoró de un hombre mayor. Al principio solo hablaban, y se veían a escondidas. A la salida del colegio, en la misa, en algún recodo del camino que llevaba al pueblo en el que ambos residían. Un día sus padres se enteraron y la molieron a palos. No debes volver a ver a ese hombre nunca más, le ordenaron, pero ella se enjugó las lágrimas y siguió viéndole. Estaba segura de que aquel apuesto profesor de ojos oscuros era el hombre de su vida. Era entrañable y divertido y le hacía sentir especial, única.

Las palizas continuaron, y un día casi no lo cuenta. Entonces se vio obligada a escapar de su casa. Ella que siempre había sido una buena niña, dejó su pueblo sin apenas poder despedirse. Nadie creía en su amor, solo ella. Pero en la capital no encontraron una buena faena y el dinero apenas les llegó para vivir. Al nacer su hijo se vieron con la soga al cuello. A pesar de todo, aquel niño era una gran alegría y nunca dejaron de soñar con darle un buen futuro.

Fue entonces cuando acudió a una agencia de contratación y se atrevió a cruzar el charco, y a buscar suerte al otro lado del mundo. Y terminó en Barcelona cuidando niños.

Tras inacabables jornadas de trabajo, con solo un día de fiesta a la semana y un sueldo miserable, se retiraba a su cuarto, y se tumbaba en la cama a mirar las fotos de sus chicos hasta que los ojos se le llenaban de lágrimas. ¡Cuánto los echaba de menos! Luego, caía reventada. Así pasaron los años. Trató de ahorrar el máximo para que a ellos no les faltara de nada. La vida no fue nada fácil, sobretodo porque los niños que cuidaba no hacían más que recordarle a su propio hijo.

Dicen que la suerte pasa para todos pero no siempre uno sabe reconocerla, y agarrarla al vuelo. Un día, le llegó una buena oferta de trabajo. Unos señores necesitaban de un matrimonio para cuidar su finca. Entonces fue él quien cruzó el charco para estar a su lado. Trabajaron muy duro, y poco después lograron también traer al pequeño. El niño se adaptó a una nueva tierra, a una nueva lengua y a nuevos amigos. Ahora tiene diez años, y por fin ayer vio cómo su padres se casaban. En ese momento, todos sus sueños se hicieron realidad. Y tengo que decir que fue la boda más bonita a la que he asistido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CEFERINO DE BLAS*

Hay tiempo para rectificar un mal comienzo

(El pergamino Vindel debe exponerse en el lugar idóneo: el Marco)

 
 

El curso de agua de Menduíña no baja todo lo limpio que debería

Nos cuentan que las quejas ante la Policía Local por malos olores en...

 
 

JORGE DEZCALLAR*

Negar la evidencia

Las conclusiones del informe sobre el clima que el Congreso norteamericano encarga cada cuatro...

 
 

JOSE MARÍA DE LOMA

Los paraguas

He visto gente con paraguas. Quiero decir que he visto gente con paraguas estos días. Gente con...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Unión fiscal

Llevan tiempo diciendo los políticos del sur de Europa que se necesita una unión fiscal para...

 
 

PEDRO G. CUARTANGO

Reivindicación de la lectura

El prestigioso periodista Pedro G. Cuartango, exdirector del diario...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine