19 de marzo de 2017
19.03.2017

El trigémino de la discordia

19.03.2017 | 03:47

Marescot, conservador a ultranza y ferviente católico. Caamaño, republicano radical y masón practicante. Uno y otro ni tan siquiera estuvieron unidos por la Medicina. Particularmente la asueroterapia abrió una brecha profesional entre ambos que nunca se cerró. De hecho, el trigémino de la discordia dividió aquí a la clase médica, igual que en el resto de España, entre partidarios y detractores del tratamiento ideado por Fernando Asuero.

En síntesis, el método desarrollado por aquel "doctor milagro" consistió en la manipulación del trigémino por medio de un estilete. Su acción sobre este nervio craneal a través de la nariz, provocó alguna curación asombrosa de enfermos paralíticos, aunque sin base científica alguna.

Enviado por el Hospital, acudió Marescot a San Sebastián para conocer la técnica del doctor guipuzcoano. Poco después regresó a Pontevedra, convencido de la bondad del método de Asuero y entregado a su causa.

Por su parte, Caamaño hizo lo propio a la vuelta de un viaje de estudios a París y se detuvo en la capital donostiarra para conocer de primera mano aquella práctica revolucionaria. Y volvió instalado en el bando contrario a la asueroterapia por anticientífica.

El enfrentamiento de ambos doctores resultó muy sonado. Los afectados de hemiplejía y otros trastornos semejantes exigieron la aplicación de aquel tratamiento milagroso en el Hospital. Marescot sí lo hizo, pero Caamaño no y pagó un alto coste personal.

Desde Ramón y Cajal hasta Gregorio Marañón, la gran mayoría de la clase médica terminó por abominar del método Asuero. Eso mismo le ocurrió a Marescot, tras intervenir sin éxito a unos cuantos pacientes. Pero Caamaño nunca recibió la disculpa debida y siempre lamentó mucho aquella feroz polémica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La imagen

Probablemente, lo peor de lo que ha ocurrido estos días con el overbooking de visitantes a las...

 
 

Cánovas, Rodrigo, Adolfo y...

Mi amigo Paco García, que vive en Gijón dedicado a altos menesteres...

 
 

ANXEL VENCE

Maridos de la muerte

Enamorados de la muerte ajena e incluso de la suya, los soldados de la Guerra Santa acaban de...

 
 

FERNANDO SCHWARTZ

El horror

La naturaleza de la mezquindad humana

 
 

PEDRO DE SILVA

En la inopia, me temo

¿Estaremos en guerra? Veo la foto de dos soldados libaneses en lucha contra el ISIS...

 
 

FRANCISCO SOSA WAGNER

Sexismo en la música

El regreso de la censura en los bailes de verano

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine