28 de febrero de 2017
28.02.2017

Volatilidad

28.02.2017 | 02:55
Volatilidad

Es un término muy utilizado en el mundo de las finanzas que poco a poco está invadiendo otros ámbitos de la economía cuando uno quiere referirse a que algo es inconstante y de riesgo por ello estimo que es interesante reflexionar para saber para qué sirve.

Dado los problemas habidos y que está habiendo en relación a las cláusulas contractuales de operaciones financieras ya sean hipotecas, inversiones en activos o incluso contratos de adhesión en cualquier producto o servicio en internet, nos están llevando a que debemos suscribir con un simple "click" contratos cuyos contenidos están plagados de términos crípticos cuyo significado es muy difícil de comprender o intentar entenderlo en el contexto que se dice.

Supongo que con volatilidad, no querrán decir los expertos financieros que está referido a algo que vuela porque si no sería una broma de mal gusto referirse a que un determinado producto financiero sea volátil, es decir que vuela por lo que lo más seguro sea que tiene un alto grado de posibilidad de desaparecer.

Hablar de mercados financieros, es hablar de riesgo y de inestabilidad cuasi permanente, por tanto estimar o calcular el riesgo forma parte de la ciencia estadística aplicada que como en muchos otros ámbitos, se trata de determinar qué es lo que va a pasar. Llevar las estimaciones de que va a ocurrir y llamarle volatilidad asociándolo a un producto concreto despierta las alarmas dado que la incertidumbre es lo que significa y calcular un determinado valor para saber si una inversión en un activo financiero es más volátil o menos para poder actuar en consecuencia es un cosa y otra cosa bien distinta es que la calificación volatilidad de un producto no puede reducirse, si la cosa va mal, al "ya te lo había dicho yo", pero puesto en un contrato eximiendo responsabilidad.

Reconozco que no es justo asociar a inversiones financieras a la seguridad absoluta dado que el valor oscila en función de un conjunto de razones y circunstancias alejadas de tu voluntad y si por una combinación aleatoria de la voluntad de muchos que conforman los precios y sus evoluciones en el mercado; no obstante sería bueno denominar a las cosas por su nombre y sobre todo que el significado de muchos términos utilizados en las finanzas, signifiquen lo que su denominación indica.

*Economista

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANXEL VENCE

Pirómanos sin fronteras

Anunciaban para este último lunes un huracán los augures de la Meteorología; pero lo que ha...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Tiempo de actuar

A estas horas, y con media Galicia forestal ardiendo, ya no se puede discutir que es tiempo de...

 
 

PEDRO DE SILVA

El infierno y un pequeño diablo

Hacia las 9.00 horas seguía sin amanecer, y no apuntaba maneras. Al...

 
 

SERAFÍN GONZÁLEZ

Incendios e ´feitos alternativos´

Desde hai 35-40 anos o número, a extensión, a severidade e a...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

Geografía del fuego

Al incendio político del Noreste del Estado (la embrollada cuestión catalana) le...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Verá alguna vez Alemania la unidad de la izquierda?

"Marchar separados, golpear juntos" fue siempre la...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine