05 de febrero de 2017
05.02.2017
el correo americano

Contracorriente

05.02.2017 | 06:20
Una joven participante en la manifestación de ayer en Londres contra Trump. // Neill Hall/Reuters

El fenómeno Donald Trump, discutido ad nauseam en todo tipo de tertulias, está provocando una serie de reacciones un tanto extrañas por parte de algunos supuestos expertos e intelectuales de derechas. Estos últimos aparecen en la televisión y en la radio diciendo que no, que a ellos tampoco les gusta el nuevo presidente, ¿cómo les va a gustar?, pero que la campaña de los medios de comunicación, uy, es tremenda, y que los que se dedican a atacar constantemente al magnate, manifestándose en contra de sus recientes decisiones, como la del polémico decreto migratorio que prohibía la entrada de viajeros procedentes de siete países de mayoría musulmana, bloqueado posteriormente por un juez, y burlándose de su aspecto estético o de su escasa formación política, despreciando asimismo a quienes lo votaron, es que no conocen nada los Estados Unidos.

Piensan estos analistas liberales que es necesario llevar la contraria a la izquierda aunque adoptar dicha posición suponga situarse bochornosamente junto a un proteccionista que detesta el libre comercio. Que Europa, tan antiamericana como siempre (como si tener un problema con Mussolini significara tener un problema con Italia), no debería ofender, por sus propios intereses, al líder de la nación norteamericana. Denuncian un exceso de alarmismo y mencionan a Ronald Reagan, quien hizo campaña y gobernó con ideas diametralmente opuestas a las de Trump, recordando a los profanos la fábula del presidente infravalorado. La complejidad del asunto, advierten con irritación, requiere un análisis más profundo. Denigrar a Donald Trump es fácil, insisten, lo difícil es tratar de comprender su éxito, de respetar el movimiento popular y pulcramente democrático que lo aupó en las elecciones primarias y presidenciales. Pero se equivocan. La obsesión con la heterodoxia (siempre sana y necesaria en dosis moderadas) no solo hace que muchos caigan en insalvables contradicciones, como la del liberal que es capaz de justificar al que amenaza con la imposición de aranceles, sino también que, debido a esa tendencia a ir siempre a contracorriente, todo se reduzca a la provocación por la provocación.

Existen pruebas suficientes como para concluir que algunos derechos sí están en juego. Que la retórica utilizada por el presidente, ya sea con fines electorales o por cuestiones genuinamente ideológicas, es sin lugar a dudas dañina, porque con ella se pretende señalar a una parte de la población (inmigrantes mexicanos y musulmanes) y declararlos potenciales enemigos, estableciendo las clásicas y peligrosísimas asociaciones de crisis económica/extranjeros y terrorismo/religión. Sabemos, además, que es un populista y un nacionalista, que su comportamiento es censurable, más propio de un líder autoritario que de un demócrata; ofendió a las mujeres y a los discapacitados, cuestionó la ciudadanía de su predecesor y pretendió desprestigiar a toda la prensa, poniendo en duda la honestidad de la mayoría de los periodistas. Lo cual hubiera escandalizado a todos esos adversarios del progresismo que desde fuera piden calma a los críticos histéricos. Christopher Hitchens escribió en Cartas a un joven disidente: "No te preocupes demasiado por quiénes son tus amigos o por qué compañía tienes. Cualquier causa digna de batirse por ella atraerá a cantidad de gente diversa." Algunos, sin embargo, parece que es lo único que tienen en mente a la hora de argumentar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CEFERINO DE BLAS

Sierra y el Grial

Desde que escribió "La cena secreta", Javier Sierra entró en el olimpo de los novelistas. Y no...

 
 

PEDRO DE SILVA

Así es (si así os parece)

Muchos se atribuyen la invención del concepto, pero si alguien hubiera inventado la ahora...

 
 

X.L. MÉNDEZ FERRÍN

Manifesto carlista

Non di "España" nunca, senón "las Españas"

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La pandemia

Así que, y no era necesario un profeta para anticiparlo, las mociones de censura...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Diez años sin Baudrillard, y se nota

Jean Baudrillard desapareció en marzo de 2007, por lo que...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Romper los nuevos monopolios

Tiene toda la razón la dirigente socialdemócrata...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine