05 de febrero de 2017
05.02.2017
tribuna del lector

AVE a Galicia, demasido por definir todavía

05.02.2017 | 03:00
AVE a Galicia, demasido por definir todavía

Como era previsible, tras la reunión del presidente de la Xunta con el nuevo máximo responsable del Ministerio de Fomento, la nueva -y enésima- fecha prevista de llegada del AVE ha centrado casi exclusivamente todo el debate posterior. Sin embargo hay todavía bastantes cuestiones, además de esta, que esperamos se vayan clarificando en próximas fechas.

Porque la llegada del AVE a Galicia solo se puede considerar tal cuando se obtenga el fin último: la posibilidad de traslado desde las grandes capitales gallegas a Madrid en tres horas. Además de la conclusión de los nuevos trazados ya contratados hasta Ourense, es necesario que los trenes de Alta Velocidad puedan circular por el trayecto completo, para lo cual se necesitan llevar a cabo reajustes tanto en los tramos A Coruña- Vigo como en el Santiago-Ourense, y también en el tramo ya existente entre Taboadela y Ourense; principalmente el de adaptar el ancho entre raíles a la alta velocidad. Para solucionar esto la ingeniería actual ofrece múltiples posibilidades. Habrá que esperar a conocer el cómo y cuándo se van a realizar estos ajustes para poder efectuar una valoración más completa de los nuevos plazos. Y, por supuesto, sin olvidarnos que sin la construcción de la variante de Ourense (todavía sin licitar) no podremos hablar de la finalización completa de la llegada del AVE a Galicia.

Para terminar con una pincelada de optimismo quiero resaltar una interesante y necesaria aportación en este nuevo anuncio: el compromiso de seguimiento (personal por el ¡ministro!). Una obra de esta envergadura y complejidad no solo necesita planificación seria y rigurosa, sino también un estricto y permanente seguimiento de su cumplimiento. Detectar cualquier desvío importante a tiempo (llámese retraso en la redacción de un proyecto, su contratación o la paralización de su ejecución) es determinante, porque nos permite solucionarlo -o exigir su solución- con tiempo para no afectar el plazo final. Esperar a este plazo final -o su proximidad- para solucionarlo con nuevas fechas, como se ha venido haciendo, no es muy conveniente porque, entre otras cosas, un túnel no se hace en dos días!

*Decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Galicia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CEFERINO DE BLAS

Sierra y el Grial

Desde que escribió "La cena secreta", Javier Sierra entró en el olimpo de los novelistas. Y no...

 
 

PEDRO DE SILVA

Así es (si así os parece)

Muchos se atribuyen la invención del concepto, pero si alguien hubiera inventado la ahora...

 
 

X.L. MÉNDEZ FERRÍN

Manifesto carlista

Non di "España" nunca, senón "las Españas"

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La pandemia

Así que, y no era necesario un profeta para anticiparlo, las mociones de censura...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Diez años sin Baudrillard, y se nota

Jean Baudrillard desapareció en marzo de 2007, por lo que...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Romper los nuevos monopolios

Tiene toda la razón la dirigente socialdemócrata...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine