04 de febrero de 2017
04.02.2017

El juicio del lunes a Artur Mas será el punto de partida de las movilizaciones

Rajoy, decidido a recortar competencias a Cataluña para impedir el referéndum que Puigdemont ha pactado con las CUP

04.02.2017 | 02:33

El lunes se abre en el Tribunal Superior de Cataluña el juicio contra Artur Mas por la prohibida consulta del 2014 con petición de una condena de inhabilitación para cargo público. La Asamblea Nacional Catalana (ANC) pretende convertirlo en una gran manifestación de apoyo al expresident. La "consellera" de Gobernación, Meritxell Borràs, muy próxima a Mas, ha declarado que sería bueno que los funcionarios pidiesen un día de fiesta para participar en la protesta. Y Jordi Sánchez, presidente de la ANC, asegura que ha contratado 50 autobuses para llevar a Barcelona a 15.000 ciudadanos de comarcas que se han apuntado. El 6 de febrero será el inicio de las movilizaciones a favor del referéndum.

Madrid ya ha dejado claro que lo va a impedir. Aunque sea con medidas coercitivas y recurriendo al artículo 155 de la Constitución que permite la posible suspensión de competencias autonómicas. El martes un diario de la capital abría su portada con un gran titular: "No es tarde para tomar medidas drásticas". Y daba a entender que era un aviso de Rajoy al independentismo.

Y el jueves el ministro de Justicia, Rafael Catalá, declaró en TVE que el Gobierno no descarta intervenir la autonomía catalana: "es una opción". Y se piensa que se podría retirar a la Generalitat tanto el mando sobre los "Mossos" como las competencias de Educación. Curiosamente -sin relación porque la orden viene del juez que investiga el famoso caso del 3% de CDC- a la misma hora la Guardia Civil hacía una serie de registros en Barcelona. Y detenía, entre otros, a Sixte Cambra, presidente del puerto de Barcelona e íntimo amigo de Mas; Antoni Vives, que fue teniente de alcalde de Xavier Trias en el ayuntamiento barcelonés, y Francesc Sánchez, también próximo a Mas y jefe de la burocracia de CDC.

¿Casualidad? Muchos no lo creerán y el independentismo lo achacará a una "sucia maniobra". Lo cierto es que hemos llegado a algo más peligroso que el temido choque de trenes, a una especie de guerra incruenta pero sin cuartel entre el Estado y la Generalitat.

Imposible saber el final pero pronto o tarde los catalanes irán a las urnas en unas nuevas elecciones. Y el resultado es incierto. En el 2015 el independentismo tuvo el 47,8% de los votos. Quiere subir un mínimo de tres puntos pero también puede bajarlos. Si sobrepasa el 50%, España tendrá un problema. Mayúsculo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agitad los cerebros, fratres

"Morir viviendo, vivir muriendo" ¿Cómo no iba a ir el lunes tarde a...

 
 

SANTIAGO LAGO PEÑAS*

¿Condenados?

En 2003 me tocó presidir un grupo de reflexión de los Consejos Económicos...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

El momento...

Sin la menor intención de comparar, ni tampoco de mezclar churras con merinas, a estas...

 
 

EDUARDO JORDÁ

Fenómenos paranormales

He aquí un fenómeno que tendrán que estudiar los psicólogos y los...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

Sobre los presos políticos

El victimismo de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Venezuela

La UE va a adoptar medidas contra el régimen de Maduro

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine