23 de diciembre de 2016
23.12.2016

Turrón de chocolate

23.12.2016 | 03:08
Turrón de chocolate

El pasado domingo se convocó en Madrid una manifestación reivindicando mejoras en las condiciones de trabajo y una subida de los salarios. Fue un fracaso. Lo podemos achacar al frío o a que los sindicatos están desprestigados. A la desidia, al descreimiento general o a la posverdad, que es ahora un concepto baúl al que se pueden achacar resultados de referéndums, auges de partidos o interpretaciones de la realidad. No es que la gente no salga a la calle pidiendo más salarios, es que no salen aunque les paguen.

Es más fácil que un padre de familia vaya a gritarle guapo a Cristiano Ronaldo a que salga a la calle a gritarle al Gobierno, el que sea, que vale ya de recortes.

Algunos creen que la crisis ha acabado, cuando en realidad es nuestra pobreza energética, nuestro pobre sueldo, nuestra cara luz, agua, comunidad e hipoteca lo que acaba de empezar para el resto de nuestros días. No es que uno se haya levantado pesimista, es que no se ha acostado.

El pernicioso y siempre siniestro Fondo Monetario Internacional aconseja revisar el IVA y los gastos en Sanidad y Educación. Donde dicen revisar quieren decir bajar y, ojo, para ellos la Sanidad y la Educación no son una inversión y sí un gasto.

Hacía frío en Madrid y ni siquiera la Gran Vía peatonal albergaba muchedumbres. La tarde fue otro cantar. Mejor diríamos, otro comprar. Todo abierto. Capitalismo y Navidad en domingo, o sea, las tiendas abiertas de piernas y puertas pidiendo más.

No cabía un alfiler porque hasta los alfileres quieren entrar en el Primark y los grandes almacenes de toda la vida, incluso en la Casa del Libro y la Fnac. Por vender se venden hasta libros. La gente se echa a la calle y más gente nos echamos a esas calles solo por pensar que vamos a ver a más gente que de costumbre. Además hay luces, que ya se sabe que atraen al personal, que ve en ella quizá la antítesis de su oscuridad vital. O sin metáforas cursis: la ciudad está alegre, gastosa y simpaticona y sus habitantes salen a disfrutarla.

No piden más salario, piden más luces, más churros, más chocolates y un detallito o un algo. La elegancia social del regalo (como decía un viejo eslogan) se impone a la elegancia ética de protestar. Turrón de chocolate para todos, carajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La imagen

Probablemente, lo peor de lo que ha ocurrido estos días con el overbooking de visitantes a las...

 
 

Cánovas, Rodrigo, Adolfo y...

Mi amigo Paco García, que vive en Gijón dedicado a altos menesteres...

 
 

ANXEL VENCE

Maridos de la muerte

Enamorados de la muerte ajena e incluso de la suya, los soldados de la Guerra Santa acaban de...

 
 

FERNANDO SCHWARTZ

El horror

La naturaleza de la mezquindad humana

 
 

PEDRO DE SILVA

En la inopia, me temo

¿Estaremos en guerra? Veo la foto de dos soldados libaneses en lucha contra el ISIS...

 
 

FRANCISCO SOSA WAGNER

Sexismo en la música

El regreso de la censura en los bailes de verano

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine