23 de diciembre de 2016
23.12.2016

Ni de casualidad

23.12.2016 | 01:52
Ni de casualidad

La lotería toca poquísimo. Es un hecho en el que la mayoría estará de acuerdo; y el que no, será porque le ha tocado y su opinión al respecto es interesada. Encima, no hay a quién echar la culpa de que no toque: ni al caballo, ni al jinete, ni a los equipos en las quinielas, ni a uno mismo por no saber de fútbol o saber demasiado (en cuyo caso toca poco), ni al crupier, ni a la ruleta lastrada, ni a la maquinita, ni a la mala mano ese día con las cartas... La apuesta a un número es azar en estado puro. Después del sorteo la alegría más extendida es la de los que no han jugado y se ahorraron el décimo. En cuanto al reintegro, aunque toca bastante, siempre me ha parecido un premio humillante y perdonavidas, casi una limosna. Un amigo que compra lotería ya ni mira, y dice "si ha tocado ya me enteraré". Al menos este año el anuncio no ha sido publicidad engañosa. Ahora a probar con el Niño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consecuencias de la falta de aparcamiento

El concejal del PSOE de Cangas, Alfredo Iglesias, no llegó al minuto...

 
 

Alea jacta est, Roma!

YO ROMA, ROMA MÚSICA. Anoche estuve escuchando a la tuna en la Plaza Mayor de Salamanca, pero...

 
 

DANIEL CAPÓ

9 de agosto de 1942

Una regla universal nos dice que, casi en cualquier ámbito, las personas excepcionales son...

 
 

EUGENIO FUENTES

Tácticas nuevas para viejas redes

Los atentados por atropello o apuñalamiento no se inventaron en Niza...

 
 

J.M.EGUILETA*

As pontes sobre o río Miño

A historia dun territorio ten moito que ver coa das súas pontes. Iso lle contaba ao equipo da...

 
 

JOSÉ MARÍA PÉREZ ÁLVAREZ (CHESI)

Veranos

Para Luis Rebolledo El verano es un buen tiempo para recuperar la medida del mundo, salvo que...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine