Viva la Constitución

09.12.2016 | 02:10
Viva la Constitución

El 6 de diciembre recibí guasaps de amigos socialistas con el lema "¡Viva la Constitución!" acompañado de banderas españolas. No sé qué extraña mala conciencia les ha entrado, o qué fervor patriótico repentino, aunque tardío, han acariciado, pero les comprendo. Nunca tenía que haber sido patrimonio de nadie, sino de todos, la bandera constitucional, y mucho menos la Constitución de 1978, pero lo cierto es que se han apropiado de ella.

¿Quiénes? No lo quiero escribir, ellos sabrán. El 6 de diciembre de 1978 era la primera vez en mi vida que podía votar, y me abstuve muy conscientemente, por cierto. Ni la forma de Estado ni otras cosas que no me gustaban apoyaron tanto mi abstención como el artículo 38 de la misma: "Se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado. Los poderes públicos garantizan y protegen su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación". Se reconocía y legalizaba en el máximo rango que las leyes de una democracia pueden reconocer el capitalismo como sistema económico único e indiscutible. Y eso, a mis veinte años recién cumplidos, no lo podía votar ni consentir. Nadie cita nunca este dichoso artículo, que es la semilla de nuestros sufrimientos pasados, presentes y futuros. Nadie lo discute ni pretende reformarlo, o hacerlo desaparecer, que sería lo más lógico.

Porque tampoco somos ingenuos, el capitalismo está ahí, ha ganado todas las batallas y se extiende como una epidemia hasta ser capaz de convivir con los regímenes políticos más crueles como el de la comunista China Popular. Pero de esa realidad cruda e inamovible hay una gran distancia. Por eso propongo, a los que no tienen claro razones ni circunstancias por las cuales reformar la actual Constitución española, que empiecen por ese artículo, a ver si se atreven a hacer algo con él, aunque sea reconocer que están totalmente de acuerdo con su vigencia, lo cual evitaría muchos debates.

Aún así, me encanta que el día 6 sea fiesta, y lo celebro: aquello abrió muchas puertas cerradas, pero no hay memoria. Y la bandera española es de todos, por supuesto. Para mí, en especial, representa a los militares, policías y guardias civiles que se han dejado la vida por llevar la democracia y la seguridad a tantos sitios del mundo. Viva mucho la Constitución por ellos y todas sus familias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consecuencias de la falta de aparcamiento

El concejal del PSOE de Cangas, Alfredo Iglesias, no llegó al minuto...

 
 

Alea jacta est, Roma!

YO ROMA, ROMA MÚSICA. Anoche estuve escuchando a la tuna en la Plaza Mayor de Salamanca, pero...

 
 

DANIEL CAPÓ

9 de agosto de 1942

Una regla universal nos dice que, casi en cualquier ámbito, las personas excepcionales son...

 
 

EUGENIO FUENTES

Tácticas nuevas para viejas redes

Los atentados por atropello o apuñalamiento no se inventaron en Niza...

 
 

J.M.EGUILETA*

As pontes sobre o río Miño

A historia dun territorio ten moito que ver coa das súas pontes. Iso lle contaba ao equipo da...

 
 

JOSÉ MARÍA PÉREZ ÁLVAREZ (CHESI)

Veranos

Para Luis Rebolledo El verano es un buen tiempo para recuperar la medida del mundo, salvo que...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine