03 de diciembre de 2016
03.12.2016
REDONDELA

Redondela tiene un secreto

03.12.2016 | 02:20
Redondela tiene un secreto

Redondela Tierra de Gigantes presumimos de tener personajes importantes: el General Rubín, Don Telmo Bernárdez, Alejandro Otero, Luis Pereira Otero, etc...

Redondela es un lugar ideal para vivir, el tamaño es el adecuado para conocernos todos. El secreto de Redondela está en sus mujeres: de todos es conocido que donde haya una mujer inteligente y diligente la familia funciona y a los hombres nos toca no estropear la labor de la mujer. En Redondela ha habido mujeres singulares, en los años 30, 40 y 50. Las ha habido en los 50 años del siglo pasado y las hay abundantes en este comienzo del Siglo XXI.

El 3 de diciembre se cumple 60 años de la muerte de mi madre Rita Otero Fernández, yo tenía 17 años. Para todos nosotros el mundo se nos vino abajo empezando por mi padre José Regojo. Mi madre es una referencia de mujer valiente y comprometida con las causas nobles y con los más desfavorecidos. Se habla muy poco de valentía y sin ella es imposible conseguir el liderazgo y la innovación.

Mi madre era una mujer valiente, sabía que en aquellos años 40 en plena posguerra no estaba bien visto el visitar a los presos políticos socialistas y republicanos hacinados en la Isla de San Simón y los visitaba llevando comida y sobre todo cariño que cuando uno sufre esto es lo más importante. Se carteaba con presos políticos redondelanos y de la provincia de Pontevedra que su única culpa era ser demócratas.

Mi madre era una gran trabajadora y una gran católica practicante. A las 8 de la mañana estaba en misa de la iglesia del pueblo hiciera frío o calor, lloviese a cántaros o estuviese desapacible el tiempo.

Mi madre Rita Otero era una mujer comprometida con los más pobres, en aquellos tiempos de la posguerra en que la pobreza era asfixiante, tenía información de los pobres vergonzantes que no se atrevían a pedir públicamente pero sus carencias eran dramáticas. Iba a visitar a pobres y enfermos a las aldeas de Redondela y recorría kilómetros a pie y no aceptaba el coche que mi padre lo ofrecía para llegar a aquellos lugares y decía que las buenas obras tienen que estar cargadas de sacrificio y amor: cuando das algo que te sobra no tiene valor.

Mi madre aunque murió hace 60 años el recuerdo y la memoria perdura en mi pueblo de Redondela porque los padres trasmiten a sus hijos las cosas buenas y las referencias de su juventud. Sea este aniversario para recordar a mi madre y las grandes mujeres del pasado y del presente que gracias a ellas hacen de Redondela un pueblo de Gigantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine