01 de diciembre de 2016

Cifra mágica

01.12.2016 | 01:52
Cifra mágica

Necesario para la formulación presupuestaria, los mecanismos de control del gasto público disponen del instrumento denominado techo de gasto como aquella cifra de gasto público previsto para el ejercicio presupuestario que no puede ser superada. Obviamente el techo de gasto está directamente asociado a los ingresos que estimemos tener, si convenimos que no es una buena política de gestión gastar lo que no se tiene, dado que si los gastos superan a los ingresos la diferencia habrá que financiarla con endeudamiento y esto tiene un límite y un precio.

La cifra mágica son 9.063 millones de euros. Esto es el techo de gasto o lo que sería lo mismo, la cantidad que la Xunta de Galicia prevé gastar en el 2017 para llevar a cabo las tareas propias de gestión administrativa, sanidad, educación, infraestructura, pago de intereses y otros entre los gastos más destacados que por curiosidad aproximadamente representa 3.335? por cada gallego. Con esto hay que arreglarse, pero ¿es una cifra que puede relanzar la economía en el punto de crecimiento moderado en el que nos encontramos?

Estimo que no. Seguramente es la cifra que mejor estabilice las cuentas públicas, después de varios años practicando la misma política de austeridad inteligente, pero no es dinamizadora de grandes proyectos tractores. La Xunta hace diez años ya ingresaba algo más de 11 mil millones de euros anuales, para lo cual recibía de transferencias corrientes del estado algo más de 5 mil millones de euros. Con la crisis, la situación ha ido variando de tal forma que la liquidación presupuestaria se redujo a cifras de poco más de 9 mil millones de euros, pero con una reducción en las aportaciones por parte del estado de alrededor 3 mil millones de euros, de forma que hemos tenido que endeudarnos de una forma significativa. En 2016 la cifra de pasivos financieros prevista fue de 1,6 mil millones de euros. Por tanto el endeudamiento lo hemos tenido que utilizar para financiar el déficit provocado principalmente por la reducción de las aportaciones del estado, directamente relacionado con una menor recaudación.

Es previsible, según noticias del Banco Central Europeo que el período de reducción del precio del dinero esté a punto de terminar, perderemos pronto la oportunidad de seguir financiando con tipos de interés reducido y por tanto sería muy oportuno aprovechar el presupuesto del 2017 para políticas expansivas de inversión pública, con endeudamiento o refinanciación a largo plazo más barata.

* Economista

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La misión

A estas alturas, visto lo que está ocurriendo y sin el menor ánimo de faltarle al respeto a la...

 
 

FERNANDO GRANDA

Y la guerra continúa en Siria

La frondosidad de algunos árboles nos impide ver bien el bosque....

 
 

JULIO ANTONIO VAQUERO IGLESIAS

La ideología del trumpismo

¿Cuál es la ideología política que fundamenta el programa de gobierno del presidente Trump? La...

 
 

PEDRO DE SILVA

Otra señal del fin de los tiempos

El problema del videoarbitraje no es que a veces entorpezca el...

 
 

JOSE MARÍA DE LOMA

Mundo viajero

Puigdemont se ha ido a Estados Unidos y Rajoy a Cataluña. El personal nos está saliendo...

 
 

Pedro Sánchez dejó adeptos en Cangas

Los socialistas de Cangas están deshojando la margarita. No saben si...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine