30 de noviembre de 2016
OPINIÓN

Ni líneas rojas ni bloqueos

Feijóo quiso estrenar su tercera y última (según propia confesión) etapa al frente de la Xunta con un discurso extraordinariamente conciliador...

30.11.2016 | 09:39

Alberto Núñez Feijóo quiso estrenar su tercera y última (según propia confesión) etapa al frente de la Xunta con un discurso extraordinariamente conciliador. Quizá pensando en una suerte de legado histórico, se empleó a fondo para investirse de un halo casi de jefe de Estado y no de partido, que es lo que es. Su toma de posesión estuvo jalonada por encomiables propósitos. Ante la oposición y lo más granado de la sociedad galaica, habló de "mano tendida", "unir esfuerzos" y "construir puentes". Censuró todo "bloqueo institucional" y condenó "las líneas rojas arbitrarias". Su canto al diálogo y al consenso entre adversarios cosechó el aplauso de muchos y el escepticismo de otros.

Eso ocurrió hace 18 días. Hoy, cuando faltan 24 horas para la constitución del Área Metropolitana, suenan a lejanas. A rumor de un pasado remoto. Porque la Xunta y el Partido Popular que él preside están dispuestos a llevar hasta el final el boicot a una institución supramunicipal que es fruto de un complicado e histórico acuerdo.

El Área no es propiedad de nadie. Ni de Vigo ni, desde luego, de la Xunta. Es un ente al margen de batallitas políticas o electorales. Un instrumento para dotar a medio millón de vecinos de mejores servicios. Entre ellos, pero no el único, el transporte metropolitano.

Y también debe ser un foro de diálogo, discrepancias y encuentro. De debate. Catorce alcaldes tendrán la responsabilidad de encarar los problemas que sobrevengan. Y de dar solución (seguramente con la cesión de todos ) a conflictos que no se resolverán de un plumazo, pero que se prolongarán eternamente si ni siquiera se sientan a la misma mesa. Como el del transporte. La vieja estrategia política del enfrentamiento y la pelea a campo abierto solo produce frustración y hartazgo que los ciudadanos penalizan.

Mañana, 1 de diciembre, es un buen día para que todos nuestros representantes en el Área (53) den una lección de altura de miras, codura y sentido del deber. Una excelente ocasión para fortalecer aquellos vínculos que les unen y empezar a discutir las cuestiones que les distancian. Pero sin líneas rojas ni bloqueos arbitrarios. ¿A que sí, presidente?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los disfraces del inspector Clouseau

Aunque lo parezca, está visto que Mariano Abalo, ese inefable...

 
 

ANXEL VENCE

Coche y cónyuge duran casi lo mismo

A los españoles les dura el coche una media de doce años y la esposa...

 
 

MERCEDES GALLEGO ESPERANZA *

La iconografía de la Inmaculada en la catedral de Ourense

El 8 de diciembre de 1854 el Papa Pío IX proclama el Dogma de la...

 
 

Unos callos constitucionales

Como somos constitucionales porque tenemos memoria de lo que España...

 
 

FRANCISCO GARCÍA PÉREZ

La muerte de la palabra

La palabra ha dejado de existir, tengo el disgusto de anunciarlo. Sigue habiendo palabras, ya...

 
 

MARTIÑO RIERA*

Educar no rima con maleducar

En la última década se han producido avances importantes en el mundo...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine