24 de noviembre de 2016
análisis

La carta de Montoro a los amnistiados

Con la amnistía solo se recaudó el 3% de lo aflorado porque la mayoría se creyó que había prescrito

24.11.2016 | 02:30

A los 30.000 contribuyentes que se acogieron a la polémica amnistía fiscal decretada por el Gobierno del PP en 2012 les ha llegado una inquietante carta. Les escribe Hacienda para informarles de que la Agencia Tributaria les hace "un seguimiento exhaustivo" para garantizar que "han llevado a cabo una regulación completa de toda su situación tributaria".

Estas cartas responden a la proposición no de Ley aprobada en el Congreso a petición de Ciudadanos por la que se instaba al Gobierno a realizar, con carácter urgente, una revisión para garantizar que los beneficiados por la regularización fiscal de 2012 tributen según el tipo del 10% por las cantidades afloradas.

La amnistía, aprobada en teoría para aumentar la recaudación, permitía a los defraudadores ponerse al día con el Fisco a cambio de pagar ese peaje del 10%. La fecha tope para presentar la llamada Declaración Tributaria Especial se fijó en el 30 de noviembre de 2012. En los primeros meses, el procedimiento no tuvo mucho éxito y no cambió hasta que la Dirección de Tributos aclaró que solo había que pagar el 10% por los bienes aflorados posteriores a 2008, el último ejercicio no prescrito. En total, los alrededor de 30.000 contribuyentes que se acogieron a la amnistía afloraron 40.000 millones. Sin embargo solo se recaudaron 1.200 millones, el 3% del total, ya que la mayor parte de los bienes aflorados se consideraron prescritos, en contra del criterio que expresó la asociación Inspectores de Hacienda del Estado. Que en las listas de amnistiados aparecieran nombres vinculados al PP como Rodrigo Rato o Luis Bárcenas -además de Jordi Puyol o el líder minero José Ángel Fernández Villa- contribuyó a alentar la sensación de que el proceso era un favor a los defraudadores.

Ciudadanos demanda ahora la tributación efectiva del 10% para recaudar 2.800 millones que ayudarían a reducir el déficit. Consciente de que la amnistía podría prescribir el 30 de noviembre, a los cuatro años, el partido de Albert Rivera exigió a Hacienda el envío masivo de notificaciones para interrumpir la prescripción y poder exigir ese 7% adicional a los contribuyentes. Montoro, que va a necesitar a Ciudadanos para aprobar los presupuestos, se ha dado prisa en enviar las cartas, pero las misivas se limitan a recordar las obligaciones fiscales y a destacar el control sobre las declaraciones de bienes en el extranjero de los que presentaron la declaración. Es su manera de decir que la amnistía no prescribe, pero que del 7%, ni hablar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. ARNEIROS TORCELA *

Pequeña historia de los cine clubs en Ourense

El 28 de diciembre de 1928 se creó en España, en la...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La evaluación

Una de las sorpresas que ha deparado este verano que parece no acabarse nunca -sus calores...

 
 

SANTIAGO LAGO PEÑAS*

Un debate desenfocado

Me temo que el debate sobre el turismo que se está desarrollando en España en las...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Trump triunfaría en Corea del Norte

El conflicto de Corea del Norte demuestra que el planeta no puede...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

El guion de los atentados

Es inevitable seguir hablando de los trágicos sucesos de Cataluña, de sus...

 
 

PEDRO DE SILVA

Abatidos

Abatir, en primera acepción (RAE) es derribar algo, echarlo por tierra. Solo en cuarta...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine