19 de noviembre de 2016

Poderes fácticos

Los auténticos motivos oscuros del fracaso político de Pedro Sánchez

19.11.2016 | 02:12
Poderes fácticos

"Poderes fácticos" era la forma de identificar al ogro en el imaginario de una izquierda todavía ignorante de que todo poder es fáctico, porque si no encuentra la manera de imponerse pierde su condición original. Pese a su aspereza, el término tiene una potencia evocadora que remite a momentos virginales del posfranquismo. Los "poderes fácticos" encarnaban al maligno en el catecismo marxista de la chilena Marta Harnecker, prontuario ideológico destinado a armar las conciencias desprotegidas que se abrían al descubrimiento reciente de la política.

Los hijos de esa Transición de la que reniegan -pese a añorar todo de ella, desde la música a los iconos- recuperan ahora con prodigalidad la expresión para explicar los oscuros obstáculos que en España frustran el gran cambio. Echan mano del recurso incluso los vástagos más modositos de aquel tiempo, como Pedro Sánchez, quien en el desconsuelo que siguió a la caída atribuyó a esas fuerzas ocultas su propio fracaso. Su alusión a las supuestas presiones del Ibex 35 fue un desvarío.

Con infalible ojo clínico se lo diagnosticó en Sevilla Felipe González, mientras colocaba el dedo de su divinidad sobre la frente de Susana Díaz para postularla al liderazgo socialista. "A mí nadie me dice lo que tengo que hacer, ni en el Ibex, ni siquiera en mi partido ni en el gobierno. Soy independiente: si alguien cree que puede torcer mi criterio por no sé qué intereses, se equivoca y, si además lo cree el exsecretario de mi partido, me entristece", añadió el autodenominado jarrón chino. Magnífica reafirmación del poder personal de quien sentencia en la vida del PSOE sin necesidad de someterse a ningún cauce orgánico o procedimiento reglado. González cumple así con todas las condiciones de un auténtico poder fáctico.

Avisado de ello queda Pedro Sánchez, para que, en el improbable caso de tener una nueva oportunidad, no busque las fuerzas ocultas que lastran sus aspiraciones políticas en las grandes sedes empresariales cuando anidan en su propio partido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CEFERINO DE BLAS*

Hay tiempo para rectificar un mal comienzo

(El pergamino Vindel debe exponerse en el lugar idóneo: el Marco)

 
 

El curso de agua de Menduíña no baja todo lo limpio que debería

Nos cuentan que las quejas ante la Policía Local por malos olores en...

 
 

JORGE DEZCALLAR*

Negar la evidencia

Las conclusiones del informe sobre el clima que el Congreso norteamericano encarga cada cuatro...

 
 

JOSE MARÍA DE LOMA

Los paraguas

He visto gente con paraguas. Quiero decir que he visto gente con paraguas estos días. Gente con...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Unión fiscal

Llevan tiempo diciendo los políticos del sur de Europa que se necesita una unión fiscal para...

 
 

PEDRO G. CUARTANGO

Reivindicación de la lectura

El prestigioso periodista Pedro G. Cuartango, exdirector del diario...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine