17 de noviembre de 2016

Pequeñeces reveladoras

Lo que pone en evidencia el intento de la oposición de dejar fuera de juego a un exministro

17.11.2016 | 02:39
Pequeñeces reveladoras

La relevancia que adquieren los entresijos menores de la vida parlamentaria delatan que quizá estemos entrando en una fase de micropolítica como falso sustitutivo de la política de largo aliento que el país necesita.

No conviene, sin embargo, subestimar las cosas pequeñas, siempre reveladoras. Así, la refriega parlamentaria en torno a Fernández Díaz deja constancia de que la oposición puede trastocar los planes del PP, pero el carácter correoso que Rajoy imprime al partido obliga a buscar subterfugios que nieguen, como en el caso del exministro, cualquier asomo de asunción de responsabilidades por comportamientos oscuros. Fernández Díaz presidirá una comisión aunque no sea la que tenía reservada, pese a los intentos de todos los grupos, excepto el suyo, de recluirlo en un segundo plano de la vida parlamentaria. Es una prueba del poder limitado de la oposición y una fuente de frustración para quienes siguen convencidos de que pueden reconducir en el Parlamento a un PP en minoría, algo que se revela difícil incluso en los asuntos pequeños.

El repentino cambio de posición del PSOE -su paso del voto en blanco al rechazo al exministro para encabezar la comisión de Exteriores- delata la preocupación de los socialistas por dejar constancia formal de que son el macho alfa opositor. Por lo que pueda pasar, nadie se mueve ahora en el PSOE y lo que haga Podemos es una fuente de inquietud continua. Los de Iglesias forzaron ayer a salir de su compostura de un modo brusco a un partido descabezado y con una dirección más volcada en el ajuste interno que en la acción externa. Ejercer de cabeza de la oposición exige, primero, tener cabeza propia y eso en el PSOE tardará en llegar el tiempo que quieran los rescatadores del partido, que son los dueños del tiempo orgánico. En un conflicto interno que, una vez superados los obstáculos para encarrilar la legislatura, solo les afecta a ellos, dilatar la solución de las diferencias hasta que se diluyan los críticos, para favorecer a una determinada opción, es tan poco provechoso como hacer trampas al solitario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

El birlibirloque

A la vista de las confusas explicaciones que ha dado Facenda acerca de la reasignación de más...

 
 

XOSÉ RAMÓN PENA

Catálogo de citas perigosas

Toda vez que con (moi) relativa frecuencia inicio estas liñas semanais (ou fago...

 
 

G. GARCÍA-ALCALDE

Devaluar la filosofía es barbarie

Todos los enseñantes que conozco y trato están contra...

 
 

JOSE MARÍA DE LOMA

De cañas con un actor

El otro día confundí a un actor con un famoso actor que a su vez me...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

Problemas de altura

Cuando la estatura física se confunde con talla moral

 
 

EUGENIO FUENTES

Un coche, un cuchillo, un altavoz

La evolución del terrorismo artesanal yihadista y la cobertura...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine