03 de noviembre de 2016
tribuna del lector

Antes puerto sin estiba

03.11.2016 | 00:55
Antes puerto sin estiba

El denodado esfuerzo en la defensa de los intereses portuarios, en oposición a los particulares, hace que el presidente López Veiga merezca una cálida y entusiasta felicitación y que le exhortemos a que no ceje en el empeño de entronizar la razón y el bien común; algo sobre lo que caben dudas, porque a diario viene poniendo los puntos sobre las íes, haciéndonos recordar que la añorada "La Codorniz" decía que su crítico tenía pelos en la barba, pero no en la lengua.

No puede ignorarse que nos enfrentamos a un peliagudo problema de pérdida de competitividad, cuyas consecuencias ejemplariza, lamentablemente, la deserción de Maersk, denunciando que los costes de la estiba son un punto determinante del nivel competitivo. Por ello, resaltando los pros y contras, se intentó negociar posicionamientos asumibles; pero el colectivo de la estiba, apoyado en un injustificado monopolio, redujo las negociaciones a la imposición de condiciones, incluso acortando los plazos de trabajo, y sin desprenderse de ninguna de las prebendas que su absurdo monopolio les adjudica; pero también sin percatarse de que provocando la pérdida de tráfico se exponen a su propia auto fagocitación. Y, por supuesto, es preferible asumir que antes puerto sin estiba, que estiba sin puerto.

En este negativo panorama se abre una puerta a la esperanza positivista haciendo cumplir una sentencia de Bruselas que abolía los monopolios de la estiba; negándole la exclusividad en la carga y descarga de buques y, por lo tanto, permitiendo que también puedan hacerlos otros trabajadores ajenos a aquel colectivo. El libre mercado del trabajo pondrá a cada uno en su sitio y abre fundadas esperanzas de que el ahorro de cientos de millones de euros cada año, ayude a recuperar al tráfico perdido y que se esté en condiciones de optar a nuevas incorporaciones.

Son muchos los puntos de fricción de la estiba con los aspectos legales que con decisión está defendiendo López Veiga y no solo por el insoslayable respeto a la ley, sino porque, como literalmente dice el presidente, la situación perjudica a toda la industria que alimenta la economía de Vigo.

Decidido a que las aguas vuelvan a su curso López Veiga ya ha adelantado de forma fehaciente, en Vigo y en Bruselas, que si no se retira el trasnochado monopolio, está dispuesto a denunciar la situación ante la Comisión Nacional de la Competencia y, si fuese necesario ante los tribunales competentes.

Por otro lado, sin tratar de alegrarse con el mal ajeno, hay que resaltar el reciente fallo del Supremo que supone un importante varapalo para la terminal de Marín, receptora de los contenedores que han abandonado Guixar. Lo traigo a colación porque reafirma la significativa superioridad de nuestras infraestructuras para recoger el flujo de un tejido industrial que también se concentra en nuestra zona. Ergo, ¿qué justifica la desbandada? Sin duda los costes y, parodiando a la célere cinematográfica Gilda, que cantaba "Put de blame on mamy" ('Échale la culpa a mamá'), afirmemos sin rubor "Put de blame on la Colla de Sagepo".

La sociedad que viene monopolizando este servicio y los sindicatos que defienden sus postulados, sin propiciar que haya trabajo para todos, deben reflexionar con sensatez y entrar en razón con costes competitivos, para que se mantengan los puestos de trabajo, no se perjudique a nuestro tejido industrial y que las extraordinarias condiciones naturales del puerto asuman el movimiento para el que están dotadas. Y siempre mantendremos que antes puerto sin estiba, que estiba sin puerto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alta cocina del bocata

En el Bocazas encontré una delicia bocatera

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Las visitas

El balance de Pemex no suscita entusiasmo

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Comercio

Amazon ha dado el paso que faltaba para entrar en el siglo XXI

 
 

PEDRO DE SILVA

Trump, opción B

Trump es la expresión caótica de un engendro reaccionario

 
 

ANTONIO PRESAS

Obxectivo: conservar os 20.000 habitantes

O concello de Lalín nestes últimos anos vive unha situación de...

 
 

MANUEL ÁNGEL REY CHAO*

Vender humo

Vetronio Turino, en la época del emperador Alejando Severo, estafaba en Roma a los incautos...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine