30 de octubre de 2016
30.10.2016

Obediencia y resistencia

30.10.2016 | 03:12

Como único aspirante a unas elecciones primarias todavía no convocadas, desde ayer Pedro Sánchez ya no es nadie en el PSOE. Nadie desde esa concepción piramidal del partido en el que sólo existen quienes están en condiciones de decidir por otros. Y pueden llegar incluso a convenir que borrar a un antiguo secretario general bien merece el sacrificio desmesurado de todo un grupo parlamentario y un todavía insondable coste electoral.

Sánchez participa también de esa visión teocrática del partido y asume que nadie se salva fuera de la Iglesia. Por ello ayer optó por despojarse todo para intentar recomponerse desde la nada orgánica. Eligió el adverso camino de la obediencia y la resistencia. Obediencia al partido pero resistencia sus rescatadores : "De las dos opciones que me da la gestora, no escojo ninguna".

Afronta ahora la prueba definitiva para convertirse en un líder auténtico, después de dos años de insistencia, desde el propio seno del PSOE, en que su supuesto liderazgo era sólo la vestidura de su condición de tonto útil de Susana Díaz. Sánchez era sólo el candidato guapo de la mercadotecnia frente a la cabeza políticamente vertebrada de Eduardo Madina.

Ese esquema ignomisioso se quebró con la espantada de Rajoy ante la amenaza de una investidura fallida. Para el líder nunca reconocido fue la oportunidad de volar solo, osadía que siempre encuentra su castigo, como tendría ocasión de comprobar, y sobremanera si el vuelo carece de un destino claro.

Desde ayer, Sánchez está en una nueva fase de ese proceso de adquisición de su propia consistencia política. Quienes encarnan el orden del partido le dejan un buen material para ello, como abanderado de una militancia disconforme, que en momentos decisivos exige más que una representación delegada. Pero el camino es muy incierto en un partido demolido hasta dejar sólo el solar, por recurrir a una de las esas imágenes melancólicas tan del gusto de Javier Fernández, que hace muy inteligible la situación interna del PSOE en un país machacado por la crisis de la construción. A los ahora dueños del solar siempre les quedará, como la más benigna de las expectativas, que sus votantes sigan también el mandato imperativo de la gestora y se declaren abstencionistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANXEL VENCE

Un emperador en prácticas

Muchos dicen estar hartos de que la prensa se pase el día hablando de Donald Trump, como si no...

 
 

FRANCISCO GARCÍA PÉREZ

Salga de casa insultado

Las redes sociales como amplificadores de ofensas

 
 

MANUEL TORRES

SOS del Ateneo S. Cecilia

Es de todos conocida la situación delicada en la que se encuentra nuestra primera sociedad...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

El ocaso

A pesar de que es un hecho probado, y por tanto no discutible, eso de que la insistencia suele...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

Podemos favorece al PP

El triunfo de Pablo Iglesias en la asamblea de Vistalegre y su consolidación como líder...

 
 

PEDRO DE SILVA

Pentagrama y casilla

Aunque pocas cosas hay tan anodinas e indolentes como un miércoles de febrero, las cortinas de...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine