19 de octubre de 2016
19.10.2016

El palo que no ardió en el Infierno

19.10.2016 | 02:22

A primera vista, el cuerpo de James Nachtwey parece un cuerpo humano normal al que le hayas quitado el 70% de agua que tienen todos los cuerpos humanos normales. En cierta manera, el drenaje parece coherente con la actividad profesional del portador: cuando te has pasado mucho tiempo asomándote a todos los infiernos que pueblan la tierra hay cosas que se te evaporan para siempre. Te curtes, que se dice.

Nachwey parece un palo que mira. La piel está hecha con corteza. Los ojos son muy pequeños y se mueven rápido tras los párpados espesos cuando tiene delante a unos cuantos fotógrafos retratándolo, como si él los estuviera retratando a la vez. Será un acto reflejo. Es imposible saber qué está pensando. No hay lenguaje corporal. Salvo los ojos buscadores, en la cara no se mueve ni un músculo. Ni uno solo. La boca, ancha, es una línea horizontal perfecta e inmóvil. Ni sonrisa ni desagrado. Es el punto muerto de la emoción. Quizá sea el uniforme laboral que gasta, una especie de traje ignífugo: esa debe ser la única postura emocional que permite seguir aprentando el disparador y no salir corriendo cuando se desatan ante ti los mil demonios.

Lo que menos encaja en Nachtwey es lo bien peinado que va. Si fuera otro el que hubiera visto tanta mierda pasando delante de su cámara, seguro que iría tirándose de los pelos. Si es que no estaba calvo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IRENE BASCOY

La factura catalana

| En Marea . La crisis de En Marea es como el Guadiana. Ahí está. A veces se le ve y otra...

 
 

POR RAFAEL L. TORRE

Carlos Caba, policía y escritor

Pontevedra se rindió a su talento literario y bonhomía personal,...

 
 


ISABEL VICENTE

No hay un porqué

Ni puedo ni quiero imaginarme lo que tiene que ser vivir con miedo a que te den una paliza o a...

 
 

LUIS M. ALONSO

Hubo tiempos más luminosos

Estoy en una edad en que la vejez todavía se adapta a uno. Pronto, si da tiempo, llegará otra...

 
 

MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ GARCÍA *

El traslado del coro de la catedral: entre el acierto y la chapuza (y II)

La consagración del altar mayor. Llama mucho la...

 
 

ANTONIO TOURIÑO

Lo que queda en la memoria

Los errores humanos cuando se cronifican son garrafales. La Historia así lo confirma...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine