De Basso a Woyza y tiro...

09.10.2016 | 04:55
Los de Santa Irene del 58. Ahí veis, en esta foto roída por el tiempo,al equipo del Instituto vigués Santa Irene del año 1958 o 1959. Mirad, detrás, a un cuarteto eclesial con bonete vigilando la jugada. Veis con abrigo a Romaní, Bermúdez, Canal, Paco, ¿?, Zunzunegui, Queimadelo y de paisano Carpintero; abajo, ¿?, Sacau, ¿?, Anibal, Nogueira, Pancho Reboreda y sobre este último a Ruzo, con jersey y corbata. No reconocimos a los que están con interrogante.

Caía la tarde del viernes y salí a la calle con solo dos objetivos: asistir a la inauguración de la exposición de Darío Basso en la galería Dua 2 y a la presentación del último disco de Woyza, "Pelea", en el Urban Market de Progreso, ahí en el antiguo Mercado del Progreso o Plaza de Arriba, como le llamaban nuestros mayores. Eran las ocho y media de la tarde y la Dua2 de Marqués de Valladares rebosaba de gente convocada por la buena nueva de la última obra de Dario Basso, y rebosaba también el auditorio del Progreso donde Woyza estrenaba su disco. Darío presentó "Siccae",la obra que pintó este verano los 20 días que pasó en una casa de la isla sur invitado por su acogedor propietario, y a fe que los aires salinos de la ría y el aislamiento insular le inspiraron bien porque gustó especialmente su trabajo, como sorprendió ese t ríptico de 6 metros realizado en directo en el Concierto " Un Golpe un Gesto" en Vigo, en el que participaron los Cómplices Teo y María y Sergio Pazos. Yo vi por allí a Alfonso Álvarez Gándara con sus retoños Patricia y Alfonso, a Corina Porro, Mauro Olmedo, Juan Núñez, Javier Santander y Bea Reboredo, Javier Zulueta, Toya García Senra, Elisa Lázaro... Aunque lo cierto es que casi entré de espaldas para solo ver la obra, dar unos besos y salir cuanto antes porque a la misma hora había quedado en lo de Woyza. Y a la cantante la encontré desbordada de amor, firmando discos entre un mar de gente.

Con José Campo y Esther

Ese mismo día comí en Casa Marco, el hermano menor del Follas Novas pero mayor en espacio, ahí en García Barbón. Un lugar indiscutiblemente recomendable porque consiguen un admirable ensamblaje de profesionalidad en el servicio, calidad y variedad en la cocina y un precio ajustado. Allí tuve con Maximino Keyzán una de nuestras periódicas comidas con José Campo Castro y su Esther, que siempre son amigables y gozosas. Keyzán conoce a Esther de los tiempos en que esta viguesa actuaba en el Teatro Popular Keyzán (ya llovió pero ella no perdió la frescura) y yo conozco a José Campo desde que me puso en contacto con él ese gran periodista camariñés que ahora es la voz de los gallegos en Puerto Rico, Xosé Luis Blanco Campaña. A Campo, que emigró de Mos con una maleta acordonada pero tuvo una trayectoria hostelera del más alto nivel internacional y entonces dirigía el Complejo Hilton de Puerto Rico con mil camas, le daban la Cruz del Orden al Mérito Civil, concedida por el rey Juan Carlos, y ese fue nuestro primer contacto, Y ahora vive feliz su jubilación siempre con Esther, entre Vigo y el sur, según el tiempo.

Si quieres salud...

Pues no sé si pasarme hoy por esas I Jornadas de Salud Natural que ofrece la ONG SerHacer en el Conservatorio Municipal sito en el Castro. Se iniciaron ayer pero me cuenta su presidente, Joei Trigo, que hoy despiden esta primera experiencia con seis charlas y un concierto final a las 8 de la tarde de El Sueño de Calíope. La masajista Purificación Vilar hablará a las 10 de El tacto, comunicación con los sentidos; María Iglesias, de Biomagnetismo a las 11.30; el médico J.J. Núñez, de Los Fundamentos de la salud vital higienista a las 12,45; Manuel García, a las 16 h. de Tantra, sexualidad sagrada y salud; la terapeuta Isabel Goberna,de Biodescodificación a las 17,15, y Mercedes Vidal, de Coaching para reenfocar tu vida. Advertimos que cobran 5 euros por cada charla y 10 todo el día.

Pero yo me voy al Choles

Aunque, bien pensado, creo que voy a destrozar un poco mi salud en vez de ir a estas jornadas a cultivarla, porque a mediodía me va a recoger el periodista Luis Piñero en el centro para ir al Choles en Vilar de Infesta, no para hacer desde allí una etapa del Camino de Santiago, que por allí pasa, sino para tomar unos callos y algo más que se tercie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine