¿Bienvenidos sean a Occidente?

12.09.2016 | 01:58

Lo importante para el partido será trabajar para acoger con dignidad humana a todos los refugiados que podamos asentar e integrar en el paraíso patrio, nos aseguraron los políticos de siempre con voz ampulosa pero hueca; eso sí, en tiempo de sus ingentes promesas gratuitas en plena campaña electoral.

Y qué decir además de la tan inconmensurable labor bienhechora de esa Europa nuestra, en nada común ni cooperativa, que tanto nos desgobierna, ajusta, recorta y mangonea...

Bienvenidos sean todos los refugiados a nuestra querida patria, ¿seguro?

¡Ay!, tener que echar a andar solo con lo puesto a la espalda y dejando atrás la seguridad del hogar, la familia, las raíces, el trabajo, el porvenir; pero conseguir huir finalmente de la guerra y la barbarie, el hambre y las desgracias, la bomba, la mina, la bala que aflora sangre a borbotones. El puro y apocalíptico horror.

Estamos hablando de seguir levantando en Occidente más barreras profilácticas con toda la tipología conocida de fronteras físicas: de muros de cemento y fusiles, de cercas de espino y perros de presa, de aguas procelosas, de ignominia en el confín geográfico de esa misma Europa que los mantiene allá lejos taponados, ninguneados, escondidos y hundidos en campos de refugiados que denominan "humanitarios".

Dedicación especial a esas criaturas que en este preciso instante están naufragando en nuestro amado mar Mediterráneo.

Buscar otras tierras muy lejanas, pueblos de cínica acogida y de muy hipócrita bienvenida al trapicheo, a mendigar, al top manta, al gorrilla aparcacoches.

Los telediarios están cada vez más vacíos de contenido solidario, de denuncia social, y nos hacen mirar hacia otro lado más lúdico e insustancial. La supuesta demanda de basura por parte de la audiencia, se justifican.

Dejemos de mirarnos el ombligo de la conciencia tranquila por donar una vez al año unos escasos euros a una ONG de reconocida solvencia.

¡Lo importante cada día es tratar de salvar a esos niños de una existencia truncada!

No nos olvidemos ahora que retornan más tiempos de nuevas elecciones.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine