Benboa

23.08.2016 | 02:46
Benboa

Hace unas semanas, el presidente de la FEGAMP apuntaba la necesidad de reforzar la base económica de los municipios con mayores problemas demográficos. Tiene toda la razón. La correlación entre dinamismo económico y evolución demográfica es muy elevada; y son las áreas metropolitanas y urbanas gallegas las que concentran lo uno y lo otro, como puede verificarse leyendo los informes de Zona Franca de Vigo o del Instituto Galego de Estatística. Haría bien el gobierno autonómico que salga de las urnas el 25 de Septiembre en pensar sobre este asunto; sobre cómo apostar por ese desarrollo más equilibrado de Galicia.

Pero en esa estrategia debería huirse de la tentación de pensar que empresas y mercados bailan al son de la música de las administraciones públicas. En concreto, no por hacer un flamante parque empresarial en una recóndita aldea se va a conseguir el florecimiento de la zona. Y no por dar unas subvenciones más o menos cuantiosas vamos a conseguir atraer capital foráneo. De hecho, hay que sospechar de las empresas que pongan demasiado énfasis en la importancia de esas subvenciones: cazadores de rentas hay por doquier.

Mi opinión es que hay que ser más modestos y más ambiciosos al mismo tiempo. Modestos, pensando que la urgente mejora en la capacidad de atracción de inversiones extranjeras en Galicia tendrá como destino principal las siete áreas urbanas. Porque las multinacionales que se instalan en un territorio quieren tener cerca puertos y aeropuertos, campus universitarios, trabajadores cualificados, empresas de servicios, colegios y hospitales para los directivos? Y ambiciosos porque la estrategia debe basarse en el impulso de esfuerzos endógenos hoy dormidos o paralizados por dificultades de financiación, experiencia o burocracia. Porque lo que más necesitan los espacios no urbanos son, sobre todo, emprendedores que puedan transformarse en empresarios, aprovechando los recursos y potencialidades propias. Afortunadamente, en Galicia de eso tenemos mucho. Pero hay que pensar en los recursos con la mentalidad del siglo XXI. Calidad y marca, logística, estética, innovación, accesibilidad en las redes?

Lo anterior es ambicioso, pero no una quimera. Porque tenemos ejemplos de ello, como he ido apuntando en los últimos meses. Hoy traigo el caso de Benboa (www.benboa.com) en Corrubedo. Una iniciativa que se acerca ya a los veinte empleos de nueva creación, que mejora la dinámica turística de un pueblo, que ofrece un referente estético a imitar, que sitúa los productos y la cocina gallega en las redes, que innova en una actividad tan tradicional como la restauración, y que contribuye a la marca Galicia. Necesitamos muchas empresas como esta.

*Director de GEN (Universidade de Vigo)

@SantiagoLagoP

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine