Sin ánimo de lucro, claro

05.07.2016 | 01:59
Sin ánimo de lucro, claro

Es conocido que el Consejo de Ministros del pasado 24 de junio dio su aprobación a la regulación de subvenciones para el desarrollo de nuevos mercados y la promoción de productos de la pesca y la acuicultura. A estas subvenciones pueden optar las entidades sin ánimo de lucro, representativas del sector extractivo y comercial pesquero y de la acuicultura de ámbito nacional o supraautonómico. La subvención mínima por entidad es de 100.000 euros.

En los estertores del Gobierno en funciones de don Mariano Rajoy Brey se monta un remedo del Plan E del presidente socialista don José Luis Rodríguez Zapatero, que no mereció sino descarnadas críticas del partido todavía hoy en el poder, porque en su opinión, aquel plan no fue otra cosa que un "chollo" para animar el cotarro económico de alcaldes amigos.

Me pregunto cuánto hay de "chollo" en la decisión del equipo en funciones de Rajoy Brey, teniendo en cuenta que las ayudas serán financiadas con cargo a los presupuestos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, contando con aportación del Fondo Europeo de los Mercados de la Pesca (FEMP) según los límites que se especifican en la reglamentación comunitaria, estableciéndose una cuantía máxima de subvención por entidad de 100.000 euros.

Porque ya me contarán ustedes qué sociedades sin ánimo de lucro, representativas del sector extractivo y comercial pesquero, se encuentran en los puertos de este país que todavía se llama España y, en concreto, de una autonomía que es Galicia. Porque, al decir del Consejo de Ministros, serán subvencionables las acciones que tengan por objeto campañas regionales, nacionales o transnacionales de promoción e información al consumidor acerca de las características de los productos pesqueros y la acuicultura.

Si nos atenemos con rigor a lo que es una entidad sin ánimo de lucro, ¿quién sino las cofradías de pescadores -y aún así no todas, porque las hay con un patrimonio que para sí quisieran algunas empresas- podrían optar a tales ayudas? ¿Es un plan urdido para ayudar a los pósitos españoles a salir del marasmo económico en el que se hallan, es una vía de escape para los amigos de toda la vida?

Sé que soy muy zoquete, pero les juro que he exprimido mi cabeza para encontrar en el sector marítimo y acuícola una entidad que pudiera presentar proyectos de promoción de productos o acciones que promuevan nuevas presentaciones, productos o envases, o que puedan promocionar los productos pesqueros de la costera y la acuicultura ecológica o los sellos de calidad diferenciada y, de verdad de la buena, que no encuentro ninguna con la excepción, repito -y con condiciones- de las cofradías de pescadores que son, como todo el mundo sabe, entidades de derecho público sin ánimo de lucro.

O el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente quiere remedar lo que el Gobierno anterior había hecho con los famosos planes de ayuda a la investigación pesquera primando económicamente a determinados barcos a los que adjudicaba la realización de campañas experimentales de pesca (que pescaban lo que querían, vendían sus capturas, se quedaban con las ganancias y sus datos al respecto eran valorados por una presunta comisión de expertos) o, sencillamente, no lo entiendo.

Le echarán la culpa a la herencia recibida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine