01 de julio de 2016
01.07.2016

Vigo descubre su pasado, si le dejan

01.07.2016 | 02:08
Vigo descubre su pasado, si le dejan

La Historia, como ciencia que estudia el pasado de la humanidad, era muy susceptible de ser adulterada, y la Prehistoria mucho más. Afortunadamente, la Prehistoria ya no es la parte abonada para la manipulación por el aparato propagandístico de la autoridad universitaria. La exposición "Emporium. Mil años de comercio en Vigo", que organiza el Concello de Vigo en colaboración con su Universidade, es una manifestación de que la "prudencia" con la cultura fenicia -lo mismo que con la cultura celta-, ya no puede confundirse con el miedo a tratar los orígenes de la sociedad. Esta exposición abre ventanas a los orígenes de la ciudad de Vigo, y siento el orgullo de saber que por nuestro puerto entró el primer caudal de la riqueza cultural indoeuropea. Actuales excavaciones metropolitanas darán muy pronto valiosa noticia.

Varios catedráticos afines al viejo poder silenciaron el tema que hoy llena de orgullo a la metrópoli viguesa: el papel de la cultura fenicia y su influencia en la cultura atlántica, convirtiendo a la Ría de Vigo en un principal centro de expansión y distribución, tanto para los mares célticos como para el interior peninsular. De las manos de aquellos catedráticos tradicionales y formalistas de la Universidad de Santiago, salió una generación de investigadores, modelados algunos de ellos con escasa sensibilidad hacia nuestra rica protohistoria, que han desnaturalizado tanto la cultura fenicia como la creatividad autóctona de aquella sociedad viguesa que va más allá de los -3000 años.

Durante mucho tiempo a los fenicios los relataron como un pueblo que inspiraba terror y que tenían ritos tales como los sacrificios humanos. Pero la verdad era otra, su cultura literaria la reunían en muchas bibliotecas, aquellos hábiles marinos y grandes comerciantes fenicios tenían colonias repartidas por las costas, como el puerto atlántico vigués. Con nula atención se estudió aquella cultura procedente del fondo mediterráneo, que introdujo importantes aportaciones a nuestra cultura atlántica, como el olivo, el vino o el alfabeto, que simplificaba enormemente la escritura ideográfica de la población autóctona céltica, y del cual derivan el griego y el romano. También dejaron aquí las ricas huellas fenicias de su trabajo manual, su arte milenario y los iconos de sus dioses.

Por eso celebro esta Exposición, en que por fin se desempolvaron las muestras del Museo Quiñones de León, y otras. Me pregunto si llegó la hora de aclarar los viejos mitos que ciertos catedráticos de Prehistoria nos tuvieron silenciados. Alguno de ellos podría sorprendernos, como la reciente aparición de símbolos ideográficos en pleno centro del Pórtico de la Gloria compostelana. Hablaremos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine