Crónica Política

Lo social

18.06.2016 | 02:45
Lo social

Así que, ahora que -ya de forma oficial, porque la campaña está en pleno desarrollo- todo el mundo promete impulsar políticas sociales en beneficio de los más desfavorecidos, y que -como casi siempre- eluden los detalles de cómo la harán, hay quien se ha puesto manos a la obra. Y en estos tiempos, en que ser "progre" consiste en predicar el cambio aunque sea a peor y atacar a las entidades financieras como si fueran las culpables de todos los males, he aquí que una, en Galicia, se ha empeñado en desmentirlo. Pero no "al modo político", sino en serio.

Ese es el marco en el que ha de encuadrarse el anuncio hecho por Abanca según el cual se condonará a más de ochenta familias una parte de su deuda al objeto de que no sean desahuciadas de sus viviendas. O sea, la prédica, nunca ejercitada sobre el terreno, de tantos "salvadores" que las pocas veces que han cumplido lo hicieron con pólvora del rey, dinero público que no les pertenece sino administrar pero que semeja aportado de su propio bolsillo. Para hacer méritos electorales, sobre todo: antes y más que por conciencia social.

(Dicho esto y dada la época en que se vive, en la que cualquier elogio, aún los formulados desde la opinión personal son considerados por algunos doctrinarios como indicios de servilismo al elogiado, cumple decir que en el caso de Abanca éste que se glosa no es el único gesto inteligente: apenas nacida, la entidad puso en marcha sistemas de reparación de la vergüenza llamada "preferentes" cuando otros aún lo discutían.

Y no se trata de una excusatio non petita por el elogio, sino un ejemplo de la falsedad genérica según la cual los bancos son entes diabólicos al servicio del capitalismo perverso. Curiosamente, quienes tal dicen, optan por la banca pública, cuyo historial práctico está repleto de injerencias políticas y por tanto de injusticias.)

Por eso cabe deducir que el maniqueísmo, en esto también, es un error, que lo social no es exclusivo de algunos y que cuando se tiene conciencia cívica se puede y se debe practicar. El propio vicepresidente de la entidad, señor Escotet, reiteró un compromiso de permanencia en Galicia y de servicio a este país que corrobora un futuro financiero gallego estable. Si hay talante y talento, por descontado.

¿No??

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine