Cela en su centenario

27.05.2016 | 02:24
Cela en su centenario

"Hay dos clases de hombres - escribió Cela en Madera de Boj-: Quienes al despertar creen que sus sueños fueron pura y vana ilusión y quienes sueñan despiertos, estos son los más peligrosos, porque se sienten capaces de todo?"

Capaz de todo fue Camilo al poner en marcha el asombroso universo literario que en sus ochenta años renovó la novela española con el inaugural tremendismo de La familia de Pascual Duarte, el para muchos desconcertante y audaz experimento de Oficio de tinieblas, hasta esa abrumadora masa coral que es Madera de Boj, su última obra maestra.

En el camino quedó una larga decena de novelas que marcaron tendencias y ascendientes en las generaciones de escritores de la segunda mitad del pasado siglo. El memorialista, el lexicógrafo, el ensayista, el articulista, poeta y editor era un todo terreno. Muchos medraron a su alrededor y abusaban de su generosidad; algunos aguardaron a su muerte para pasarle la cuenta de oscuros resentimientos. Pero él únicamente concentraba su inagotable capacidad creadora en convertir en literatura sus sueños y pesadillas.

Si tuviera que acudir a otra forma artística que correspondiese con la escritura de Cela, no imagino otro que las hiperbólicas y perturbadoras imágenes de El Bosco. El novelista como el pintor, asienta sus personajes desde una visión contemporánea para poner al descubierto una inventiva de trazo grueso, relato de sus vicios y virtudes, lo escatológico y sarcástico; el mundo real donde se mezclan la débil voluntad del decoro con el absurdo heroico.

Como el flamenco, Camilo Jose Cela no conoció el descanso. Todavía recuerdo en nuestras inagotables charlas el entusiasmo mezcla de satisfacción y fatiga con que me hablaba de innumerables fichas manuscritas con la que entretejía el universo narrativo de Madera de Boj. Así pudo alcanzar todos los reconocimientos entre los cuales el Nobel constituyó su consagración universal. Ahora descansa en Iria Flavia, temeroso de la grima que le producía "el funerario trajín, la oratoria fúnebre y funerario folclore".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine