Ilustres

Reglamento de la Asociación Fundadora del Asilo de Huérfanos

10.05.2016 | 06:46
Reglamento de la Asociación Fundadora del Asilo de Huérfanos

Rarezas bibliográficas suelen ser sobre todo folletos y hojas volanderas que consideradas como cosas de menor entidad y de caducidad práctica, no se guardaron con el interés de los libros. Por eso las ricas colecciones de folletos de la Biblioteca Universitaria de Santiago o de la Fundación Penzol de Vigo son muy estimadas. En el caso de la publicación de que vamos a tratar no figura en los fondos de ninguna de ellas.

Tienen los folletos interés notable porque además de la rareza, sus tiradas nunca fueron grandes, suelen ser de temática valiosa para conocer mejor nuestra historia.

El que damos a conocer tiene esta portada: REGLAMENTO PROVISIONAL / DE LA / ASOCIACIÓN FUNDADORA / DE UNA ASILO PARA NIÑOS Y NIÑAS HUERFANOS, DESAMPARADOS Y POBRES / DE LA PROVINCIA DE ORENSE. Orense/ Imp de Hijos de Lozano, San Pedro 4.

Es decir nos acerca a una fundación de beneficencia destinada a niños y niñas huérfanos que siempre han sido uno de los grupos más necesitados de atención social y caritativa. La Historia de la Beneficencia en Ourense está por escribir aunque hay referencias valiosas en artículos. Sabemos de instituciones de acogida de estos niños y niñas como la Fundación de San Cosme y San Damián que hizo Juan Lares en 1521, el Hospital de San Roque, el Orfanato de las Mercedes, el Hospicio de Isabel II que se instaló en el exconvento de Santo Domingo en un periodo corto del siglo XIX, o el Hospicio provincial?.

A ellas hay que sumar el "Asilo de niños Huérfanos" al que se refiere este folleto y que conocemos popularmente como Asilo da Barreira por haber ocupado mucho tiempo el edificio situado en esta calle inmediata a la Plaza Mayor, donde había nacido y vivido el poeta Alberto García Ferreiro como recuerda una placa en su fachada. Nacía, como veremos, como una institución intermedia entre las Casas Cunas que acogían a los recién nacidos, y los hospicios para adolescentes donde se cuidaba su formación profesional.

La Asociación fundada en 1898, estuvo inicialmente en la Calle de la Porta da Aira. En 1904 se hicieron cargo de ella las Hijas de la Caridad a instancias del Obispo Ilundain, que lo mantuvieron eficazmente abierto hasta hace pocos años, desapareciendo como tal poco después.

El folleto cuya portada hemos descrito, en cuarto, y 16 páginas se imprimió en la imprenta de Hijos de Lozano, situada en la calle de San Pedro, cerca de la Catedral. Fue una de las varias vivas en el Ourense del siglo XIX. Inicialmente de Pedro Lozano, luego la regentó su viuda Pilar Sidarol, que como dicen algunos pies de imprenta, estaba realmente "a cargo de Gregorio Rionegro Lozano", luego será de los Hijos de Pedro Lozano o Hijos de Lozano y ya entrado el siglo XX, de Teresa Lozano. Fue la imprenta preferida por el Obispado y la Catedral para sus impresos, en ella se imprimió el Boletín Eclesiástico. (GONZALEZ GARCIA, Miguel Angel "Los comienzos del Boletín eclesiástico de la diócesis de Ourense y una publicación precedente" MEMORIA ECCLESIAE XXXIII, Oviedo, 2009 pgs 339-361). No lleva fecha en el pie de imprenta, pero si las aprobaciones que son del año 1898. La fundación comienza este año y el reglamento insiste, hasta en el título, en su carácter provisional, esa caducidad prevista, explica también la rareza del folleto y su pequeña tirada.

Veamos ahora el contenido que es historia curiosa de la Institución. El punto de partida del reglamento declara la razón de la fundación: "acoger y educar moralmente y religiosamente a los niños y niñas huérfanos, pobres y desamparados de la provincia de Orense y consagrado a los Sacratísimos corazones de Jesús y de María". Se ponía bajo la protección del obispo de la diócesis y las condiciones para ser acogido eran: "Primero presentar la partida de bautismo. Segundo haber cumplido tres años de edad y no pasar de siete. Tercero no padecer enfermedad contagiosa a juicio de los médicos y cuarto ser natural de esta provincia" con iguales circunstancias eran acogidas con preferencia las niñas. A parte de instrucción cristiana se les dará instrucción primaria y también en cuanto sea posible enseñanza de algún oficio.

El reglamento provisional preveía encontrar cuando fuese posible alguna asociación religiosa que se hiciera cargo del mismo, así sucederá poco después, hasta entonces el cuidado inmediato de los acogidos está a cargo de una señora que debe reunir conocimientos necesarios para la educación de la niñez, de intachable conducta y buena reputación. Esta señora tendría a sus órdenes para los trabajos domésticos una sirvienta nombrada por la junta directiva y las personas elegidas para cuidar de los asilados reciben la retribución que la Junta directiva señale.

Un largo título para la junta directiva y su elección y funcionamiento. Es inamovible, es presidente honorario el señor Obispo y se compone como casi todas ellas de Presidente, vicepresidente interventor, secretario y vocales. El reglamento se extiende en determinar el procedimiento para tomar acuerdos y responsabilidades de los que las forman. Hay una Comisión permanente que admite a los acogidos y que inicialmente la componen el Presidente D. José Carreño Romero y los señores Valentín Cid, conocido platero, don Ramón Abellás, don Miguel Gómez y Don Antonio Rodríguez. Un artículo adicional señala que los recursos con los que puede contar la asociación son subvenciones, limosnas en metálico y en especie y se fija como domicilio inicial del asilo "la calle de Puerta de Aire" nº 34

A continuación el folleto recoge el "Reglamento interior y provisional para el asilo de niños pobres y desamparados de la provincia de Orense" que comienza subrayando que también es objeto proporcionarles un oficio que les permita una colocación que de mayores les sirva para sustentarse pero como los niños que se acogen son párvulos se les dará la formación apropiada de párvulos y de escuela elemental. Se hace hincapié en la autoridad del párroco, como vigilante de las costumbres y de la doctrina. Por el momento no hay un capellán fijo sino que se propondrá al prelado alguien que quiera ejercitar esa tarea "gratis et amore", diciendo misa los días festivos, explicando la doctrina, administrando los sacramentos y asentando las partidas de defunción.

Hay una "Comisión de semana" para seguir de cerca la marcha del asilo mediante visitas diarias para enterarse de cuanto ocurra, de si los asilados están bien asistidos y atendidos en todos los detalles de cocina, enfermería, instrucción y recreos.

La superiora o directora es la encargada de prácticamente todo: almacén, cocina, comedor? enseñanza de los asilados (leer, escribir las cuatro reglas de los números enteros, doctrina cristiana las reglas de aseo y urbanidad empleando en cuanto le sea posible el método y procedimientos de enseñanza recomendados por la experiencia los modernos adelantos de la cristiana pedagogía) empleará tres horas diarias en la enseñanza de esas materias y unas horas más para enseñar a las niñas a coser y cortar en blanco exceptuando de las tardes jueves y domingos que salen de paseo si el tiempo lo permite.

No deja de tener interés el cuidado de los detalles por garantizar una calidad de trato y vida a los niños: la directora debe girar frecuentes visitas a la cocina para ver si la comida está bien sazonada y es suficiente, asiste a la comida de los asilados, visita los dormitorios para que todo esté en orden, corregirá y castigará pero de "modo prudente y proporcionado". Si algún niño enferme "le tratará como madre cariñosa". Hay verdadera y amable humanidad en todo el trato. La directora cobraría 75 céntimos diarios.

Contará como ayudante con una sirvienta realmente "para todo", ya que debe preparar las comidas, lavar la loza y las ropas, limpiar la casa, arreglar las camas y prestar otros servicios necesarios, podrían ayudarle puntualmente los niños y un voluntariado siempre generoso. Debe contar con buenos antecedentes, ser de buena conducta soltera o viuda sin hijos y cobraría 500 reales de soldada al año.

El horario que se fija señala de abril hasta septiembre la hora de levantarse a las seis y desde octubre hasta marzo a las siete, después de unas oraciones, el aseo personal. Habrá misa los domingo y cuando sea posible, y luego el desayuno que como las demás comidas se inicia con la bendición de la mesa. Las camas se arreglan antes o después de la enseñanza que ocupa tres horas. La comida es a las 12 y la cena en invierno las 7 y en verano a las 8 para acostarse "con decoro y silencio" a las nueve o a las ocho. Media hora antes de la cena en el oratorio u otro lugar se reza el rosario y escuchan una lectura hagiográfica señalando especialmente las vidas de los santos que han ejercido arte u oficio, que era una manera de buscar modelos para los niños que en su mayor parte tendrían esa dedicación.

Se reglamentan las recreaciones cotidianas, las semanales con paseo y los ocios se llenarán mediante juegos o "entretenimientos aceptables por la moral que faciliten el desarrollo físico de los niños cuidando de que no se lastimen que no se maltraten de palabra y por obra unos a otros que se estimen llamen como buenos hermanos no profieran palabrotas y con ejercicios útiles por ejemplo los niños en aprender elementos musicales geometría, dibujo lineal, hacer cestitas de varas? y las niñas, aprender a cocinar economía doméstica, calcetar, planchar, cultivar una planta". Hay vacaciones escolares desde el 24 de diciembre al 2 de enero, tres días en carnavales y la semana santa adzemás de los días festivos y otros extraordinarios como las obligadas por enfermedades epidémicas.

Se regulan los exámenes una vez al año ante un tribunal y se premia a los que más se hayan distinguido por aplicación, aprovechamiento y conducta.

La alimentación prevista es realmente digna y suficiente: "el almuerzo desayuno consistirá en una sopa de un cuarterón de pan por individuo bien condimentada con manteca de vaca o grasa de cerdo y algún día en café, leche o cascarilla. Se les dará además otro cuarterón de pan seco. La comida en caldo gallego bien condimentado con grasa de cerdo y un plato de potaje variada y a la noche en caldo solamente.". Se regula el pan, que es de centeno y que a al mediodía se les da sin tasa.

Usan los niños en invierno pantalón chaleco y americana del género que acuerde la junta. En el verano blusa y pantalón de dril. Para salir de casa usan boina que lleva una chapita de latón con las iniciales A H y zapatos. En casa pueden andar descubiertos, llevando el pelo corto, y alpargatas. La cama de cada asilados se compone de catre estrecho de hierro, jergón dos sábanas, manta, doblada en invierno y almohada con su funda sin encaje y colcha de algodón o cretona. Se reglamentan finalmente los departamentos separados por sexos, las salidas y las visitas y las penas o castigos que puede llegar a la expulsión solo en casos muy extremos. Hay interés por dar a los niños y niñas una acogida generosa y una formación adecuada. No se siente uno mal leyendo estas normas tan alejadas de reglamentos rigoristas y fríos que han caricaturizado probablemente con injusticia, la literatura y la cinematografía de los orfanatos. Hay una cálida normalidad en los principios de una institución que sumó generosidad y acogida al vivir de Ourense. Los desamparados desde luego tenían asegurada una mínima pero digna atención con pocos medios pero con mucha preocupación, que no es poco por eso el Asilo de la Barreira que pocos años después se trasladará al edificio que le dio nombre y que atendido ejemplarmente por las Hijas de la Caridad ha sido un referente de atención caritativa y generosa en el vivir educativo de Ourense. Esta es solo una página inicial pero menor de su historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine