tribuna del lector

López Veiga y la apología de la ilegalidad

07.05.2016 | 02:13
López Veiga y la apología de la ilegalidad

2015, en los puertos españoles, se cerró con más de 500.000.000 toneladas manipuladas, un incremento del 4,09% respecto a 2014. Vigo, en ese periodo, creció un 6,05%. En el primer trimestre de 2016 el enclave gallego continúa la senda aumentó su tráfico en un 8%. Según el informe "Doing Business en España 2015", del Banco Mundial, el coste medio de la manipulación en puerto y terminal de un contenedor en distintos puertos españoles, el de Vigo entre ellos, es menor que en otros como Hamburgo y Le Havre.

Estas cifras estelares se han logrado con un sistema recogido en la Ley de Puertos de 2010, en el que los estibadores portuarios se organizan en sociedades de estiba, Sagep. Nació del consenso entre todos los implicados en el sector y los partidos políticos. Es eficiente, productivo y fomenta la diversidad de operadores y la competencia. Lo dicen las cifras y lo ampara la ley.

Con estos datos como marco de referencia, el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo se permite decir que "el elevado coste del modelo actual fue determinante para que la multinacional Maersk decidiese trasladar la mayor parte de sus tráficos de Vigo a Marín". Marín está en España, debería respetar su ley, si no lo hace habría que sancionarlo más que ponerlo de ejemplo. Es como si aplaudiéramos la evasión fiscal en Panamá.

Insiste López Veiga en que es el momento de "poner en discusión el sistema", porque si no el puerto seguirá "perdiendo tráficos poco a poco". Y a lo que se refiere el señor máximo representante de un puerto español que, solo en marzo de 2016, según datos ofrecidos por él mismo, lejos de "seguir perdiendo tráficos" creció un 3,18%, es a que lo que hay que hacer es pasar olímpicamente de la ley que nos rige, que ha logrado el crecimiento continuo de una de las industrias más productivas del país, los puertos, que ha sido garante de su competitividad y sálvese quien pueda. ¿Es correcto que un representante de una institución pública haga apología de la ilegalidad?

Quiere "alcanzar un acuerdo razonable". ¿Es que no lo tiene? El que rige los puertos aunó los intereses de los agentes sectoriales y las políticas de todos los partidos, también el suyo, por más que se empeñe en afirmar que se trata de algo "heredado", como si le fuera ajeno. Y para contestar a la sentencia europea también hay una plataforma conjunta del sector, a la espera de la formación de gobierno para que se legisle. ¿No lo sabe o será otra de esas leyes que, al parecer, no son iguales para todos?

Lo que ocurre en Marín, eso que tanto gusta a López Veiga, es que tiene una plantilla de 14 personas vinculadas a la Sagep, con condiciones laborales acordes a lo que dicta la ley. Como no son suficientes para atender la demanda de tráficos, la plantilla lleva 15 años sin adecuarse al servicio que presta, tienen también 15 eventuales, remunerados muy por debajo del convenio del sector. Como tampoco son suficientes, pues hacen apaños y contratan a quien caiga. Tenga o no formación. Entre otras cosas nombran un capataz para que atienda dos barcos. Y esto que, para cualquiera ajeno al puerto puede parecer baladí, ocasiona un problema grave tanto para la seguridad, en un trabajo de por sí muy arriesgado, como para la competitividad de los equipos de trabajo. La ley lo que dictamina es que haya un responsable por cada equipo, puede haber hasta seis en un barco. Que un solo profesional se responsabilice de velar por la seguridad laboral y la competitividad en dos espacios físicos distintos es una garantía de accidente y de ralentización del trabajo. Algo parecido a lo que ocurre en África.

Si Maersk se va de un puerto, en el que las cifras son de lo más halagüeñas, porque, según se ha filtrado, se queja de la operatividad, ¿se va a recalar a otro donde la garantía de competitividad es infinitamente menor? Quizás piense hacer lo que en el primer barco desviado: descargar 37 contenedores vacíos en Marín y más de 600, llenos, en Vigo. De este modo se duplican los gastos (amarradores, prácticos, remolcadores, tasas?) Un poco raro, ¿o no?

Quizás lo que no le gusta del puerto de Vigo a la multinacional es otra cosa?

*Coordinador de la Zona Norte de la Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine