El mirador de Lobeira

Vilagarcía en el espejo de Soria

24.04.2016 | 03:46
Vilagarcía en el espejo de Soria

Vilagarcía es una ciudad media con una población mayor que Soria pero con servicios de aldea. Las administraciones la tratan con cierta desconsideración por el simple hecho de que es la tercera localidad de la provincia y la ¿octava? de Galicia (excluyendo a Narón que es zona dormitorio de Ferrol). Estar en esta posición hace que los políticos pasen de largo y no escuchen las demandas de la ciudadanía.

Y es que Soria debería ser el espejo en el que mirar a la capital arousana. La capital castellana tiene unos servicios sanitarios, educativos, judiciales o policiales de primera categoría.

¿A quien le puede extrañar que Vilagarcía esté descontenta con lo que tiene? Las comparaciones pueden ser odiosas si las diferencias son estrechas, pero en este caso hay un abismo.

Vilagarcía se merece un hospital de primera categoría y no un gran ambulatorio que es en lo que se ha convertido el Hospital de O Salnés.

Pero también se merece una sede judicial de primera pues atiende a más de cien mil justiciables, porque al final todo el mundo pasa tarde o temprano por estas instalaciones.

Y qué decir de la Universidad, aunque solo sea una sede a distancia como tiene hasta el concello de Portas.

En relación con las vías de comunicación es mejor casi ni volver a hablar. El retraso de la conexión por autovía lleva ya más de veinte años y parece que va para largo el proyecto de los siete kilómetros que quedan desde el macronudo de Curro.

Si es en el aspecto policial, lo del cuartel de la Guardia Civil de Vilagarcía es de traca. No es posible que las instalaciones del benemérito cuerpo sea un edificio de la época franquista que se cae de puro viejo.

Pero nadie da un palo al agua a pesar de que los ciudadanos tributan como el que más y la comarca es una de las más solventes con unos sectores económicos pujantes: mar, turismo, viticultura... También industria, con más empresas que Pontevedra.

En algún momento alguien tendrá que poner todos estos valores sobre la mesa. El alcalde va a cumplir un año sentado en el sillón de Ravella y de momento parece que solo por confort. Ya está bien de dar cabezaditas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine