El clan del Val Miñor

06.04.2016 | 04:55
Un mariscal francés en la Reconquista. Vosotros a lo mejor no os enterasteis, o lo advertisteis en su balcón vigilando con ojos escrutadores la Plaza de la Constitución, pero ni la organización de la Festa da Reconquista viguesa sabía que un Mariscal de Campo francés había sido enviado por el Ministerio del Tiempo para controlar si se atenían los vigueses a los hechos históricos. Ahí le veis, de veterana faz y grave mirada curtida en mil batallas. En realidad es el reputado abogado Javier Rodríguez, ahora jubilado y con mil batallas –pero en los juzgados– que como vecino del barrio viejo y habitante del buen humor, se vistió de esta guisa en compañía de su dama,la mariscala adjunta.

Apuesto a que medio Val Miñor de esa colonia de refugiados vigueses asentada entre Baiona, Gondomar o Nigrán, entre el campo y el mar, va a citarse mañana en Vigo. Se han avecindado en la plenitud de ahí al lado, pero cuando uno de sus amigos los reclama en Vigo en tiempo libre son como un clan, como los lejías cuando gritan "¡todos a mí!" en una zasca. Claro, en Vigo inaugura mañana Raquel Gómez-Figueroa (co-working de María Falagan, María Berdiales, 27) su exposición de cuadros y esculturas con micas. Raquel tuvo ese restaurante del Puente Romano en el que ahora luce palmito Tina Arbones con su Catatina. Apuesto doble contra sencillo a que del clan valmiñorano vendrán Pereiras, Fontanes, Álvarez-Cerveras, alguna hermana Romero (sea Cova o María)... y de los que resisten en Vigo estará Enrique Barreras, Valey Olivié, Julio Mosquera, Blanca Oliveira (su hermana Malores también, pero vendrá desde la retaguardia valmiñorana). A ver.

Un escritor de Juzgado

Hoy voy de apuestas. Apuesto doble contra sencillo que en la historia de la literatura universal hay algún funcionario de juzgado, igual que Boris Vian fue trompetista, Jack London policía de la patrulla pesquera, Italo Svevo industrial, Bruce Chatwin subastador, Jacques Prevert auxiliar de almacén, Charles Bukowski cartero... y en Vigo María Oruña y Ledicia Costas abogadas. De juzgados no sé, pero por de pronto un funcionario del número 7 de Instrucción de Vigo, Amadeo Cobas, ya tiene varios libros en su mochila literaria y hoy va a presentar el último, Cacería, premiado en el Internacional de Novela Curta Cidade de Riveira,en el café Catro a Catro de la viguesa calle Gerona (20 h.). O sea, que es un escritor de Juzgado de Guardia. Amadeo,a quienes apadrinarán en la mesa su tío Franco Cobas y el Máximo Instructor de Xerais, Manuel Bragado, lleva 21 años metido entre tribunales y seguro que ya sabe que la realidad supera a la ficción. Acabo de leer un relato corto suyo y me sedujo su estilo.

El plan de cityplan

Y me tomé un vino con el vigués Pablo Núñez, que debe de andar a caballo de los 40, y me admiró el plan en crecimiento que tiene su plan, que se llama Cityplan. Una aplicación gratuita que te da información práctica de tu ciudad para que puedas planificar tus compras y tu tiempo de ocio de forma sencilla y rápida. Todo lo que busques, cuándo lo busques y dónde lo busques, en tu móvil: negocios y servicios, ofertas, A mí me desborda, soy de otra generación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine