Veinte años después

13.03.2016 | 03:15

Hace dos décadas que falleció Ángel Eguren Ugarte, el Padre Eguren que fue, durante la mayor parte de su vida, mucho más que un profesor en el colegio San Narciso ya que, con una mentalidad avanzadísima para la época, dirigió la espiritualidad de muchos marinenses que, alumnos o no, se acercaban a él que siempre tuvo las puertas abiertas para ejercer su labor espiritual. Por ese desvelo constante el Padre Eguren figura entre los muy pocos Hijos Adoptivos de Marín por el reconocimiento popular que tradujo la corporación en su día tras llevar a cabo el protocolo habitual. Los restos mortales del Padre Eguren fueron inhumados en un nicho municipal donde figuraba la inscripción de "Hijo Adoptivo" y, hace unos años, trasladados al panteón que los Padres Paúles tienen en A Raña pero, incomprensiblemente, ya no aparece ese apunte honorífico. Eso sí, tras no pocos esfuerzos de sus exalumnos, el Concello puso su nombre al parque donde antes estuvo el colegio San Narciso por lo que su nombre no ha caído en el olvido. No estaría de más que en dicho recinto se ubicase un monumento o una sencilla placa sobre una piedra en la que se pudiese leer su nombre conmemorando estos 20 años de ausencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine