cosas de roque

Otra infraestructura para la buchaca

06.12.2015 | 04:19

Ayer se estrenaba el segundo pabellón de Monte da Vila. Y hay que decir eso de que se estrenaba porque hablar de inauguración está mal visto en campaña electoral. Se trata de un logro muy importante que hay que agradecer a mucha gente y que se suma a otros muchos que se han hecho realidad este año, a pesar de la crisis y los revuelos.

Lo cierto es que O Grove, donde puede hablarse de una deuda histórica con aquello del desdoblamiento de la vía rápida hasta A Lanzada, la necesidad de un PXOM o la carencia de auditorio, piscina, centro de día y puerto deportivo es un municipio que está saliendo bastante bien parado a pesar de todo.

Las disputas políticas, porque eso de buscar la gresca entre partidos es algo innato en el cargo de concejal, no ha impedido que se hiciera realidad este nuevo polideportivo. Pueden ponérsele reparos, puede lamentarse un retraso considerable en su estreno, puede, incluso, machacarse a unos y otros, porque entre todos consiguieron la instalación y entre todos estuvieron a punto de cargársela. Pero lo que no puede negarse es que el pabellón está ahí, y eso es lo que de verdad importa a los vecinos en general, y a los deportistas, en particular.

Impulsada en el anterior mandato por el alcalde conservador Miguel Pérez y el edil galeguista Alfredo Bea, la apertura de este pabellón se suma a la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), que ellos mismos inauguraron a principios de año y que habían canalizado en sus orígenes los representantes del PSOE y el Bloque en O Grove y la Xunta del bipartito.

Así pues, el nuevo pabellón de Monte da Vila y la depuradora de Ostreira se van a la buchaca de logros alcanzados este año, como sucede con la profunda remodelación del edificio de la cofradía de pescadores o con la más profunda transformación de la lonja de contratación de pescados y mariscos; dos obras que sumaron más de un millón de euros e impulsaron la Diputación de Rafael Louzán y la consellería de Rosa Quintana.

Incluso pueden meterse en el mismo saco la llegada del gas natural o las mejoras en el entorno del Museo de la Pesca y la Salazón de Punta Moreiras, éste con el exalcalde Miguel Pérez como gran valedor y cuya conservación y potenciación futura debe asumir el socialista Antonio Cacabelos.

En definitiva, que a pesar de los malos tiempos y las disputas políticas, O Grove ha podido amarrar alguna cosilla que otra, lo cual debe ser motivo de satisfacción para el pueblo meco. ¡Ahora toca pelear por más!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine