cosas de roque

La poli rianxeira, ejemplo a seguir

02.12.2015 | 02:49

Recuerdo como siendo un adolescente algunos vecinos charlaban sobre la llegada de un nuevo cabo para hacerse cargo de la Policía Local de Rianxo. Era Antonio Tubío Piñeiro, popularmente conocido como Maneiro. Algunos hablaron de él como del mismísimo diablo y pronto se ganó el calificativo de chulo, pues según cuentan las leyendas urbanas, se le dio por multar al alcalde, que tenía el coche mal aparcado, y aunque el regidor habría insistido para que le quitara la multa Maneiro se mantuvo firme.

Han pasado ya unos cuantos años y sigue al frente de la policía. Con el tiempo demostró que lo que tenía cuando ocupó el puesto eran ganas de hacer las cosas bien, y aunque sigue teniendo detractores, como nos pasa a todos, se ha convertido en un agente respetado, pero sobre todo en un hombre admirado por muchos.

Ya se contó en alguna ocasión en los últimos años que la Policía Local de Rianxo, bajo sus órdenes, es un ejemplo a seguir. Ahora quizá sea conveniente incidir en ello, sobre todo para que tomen nota los agentes de otras localidades que, dicho finamente, se quejan de vicio. En Rianxo solo hay ocho policías y un notificador que actualmente tienen el apoyo de dos auxiliares. Pero cuando las bajas laborales y las vacaciones lo permiten organizan turno de noche; impensable en otros pueblos con más agentes. Además luchan contra el furtivismo, hacen controles de alcoholemia y velocidad, regulan el tráfico y, en definitiva, hacen todo lo que se puede pedir a un Cuerpo policial que se precie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine