tribuna del lector

Parece que sí

28.11.2015 | 02:11
Parece que sí

Parece que sí, que es posible que al fin se hallen en la parrilla de salida dos sustanciales eventos para Vigo y personalmente para mí, auténtica obsesión; porque, en efecto, obsesionantemente me he venido ocupando en los últimos años de estos dos hitos que me parecen cruciales para el desarrollo de la ciudad: La Plisan y Porto Cabral.

Defender su significativo rol no me resulta difícil; aunque otra cosa es ser escuchado, ya que ambos proyectos encuentran en su camino barricadas de intereses particulares y otros políticamente partidistas; sin que ni en uno ni en otro caso haya sana voluntad de contemplar la debida hegemonía del bien común.

La Plisan que se ubicaría a caballo de Salvaterra y As Neves, conformaría el más amplio y mejor parque tecnológico de Galicia; bien conectado con Vigo por carretera y ferrocarril y diseñado para acoger un trascendental complejo de industrias y servicios, en el que destaca con nitidez nuestro ansiado Puerto Seco y por el que con reiteración viene clamando la Autoridad Portuaria de Vigo.

Tras largos y prolongados años añorando que el proyecto se lleve a cabo parece que empieza a verse luz en el oscurecido túnel de los trámites burocráticos, presumiblemente porque ha asido los mandos de la virtual tuneladora burocrática la ministra Ana Pastor. Con ello los tres entes promotores: Xunta, Zona Franca y Puerto, tendrán respuesta a evidentes necesidades. La Xunta podrá saldar su deuda en cuanto a proporcionar suelo industrial en el sur de la provincia. La Zona Franca contará con el respiro que anhela el saturado polígono de Balaídos, pudiendo proporcionar, en lugar de denegar, acomodo a instalaciones industriales acogidas a su beneficioso régimen. Por último -the last but not the least- el Puerto vigués sumará a sus instalaciones, con el Puerto Seco, un significativo salto de posibilidades para hallar la solución a cualquier problema de espacio.

El ya manido Porto Cabral, que pretende emular al exitoso Puerto Venecia de Zaragoza, parece despertar de una prolongada, absurda y no deseada siesta, ya que se anuncia que en el año que se avecina el Ayuntamiento iniciará el desempeño del rol que en este tema le corresponde, procurando obviar los obstáculos con un razonado diálogo antes de tener que acudir al más doloroso procedimiento de aplicar la ley -dura lex, sed lex-. Y, en cualquier caso, debiera recomendarse a los opositores que se vieran en el espejo del zaragozano Puerto Venecia y contemplaran los beneficios que se vierten sobre toda la ciudad y especialmente sobre la zona de ubicación.

Afortunadamente Eurofund, la británica inversora interesada en este proyecto, mantiene firme su promesa de cometer su realización, con un desembolso del orden de los quinientos millones de euros y la creación de dos o tres millares de puestos de trabajo. Una lotería en la que no se puede dejar de jugar, porque el premio está asegurado.

La idoneidad de la ubicación la comparten el inversor y los responsables del PGOM, tanto por la disponibilidad de terreno como por los potenciales usuarios, cifrados en varios millones, procedentes de Galicia, norte de Portugal y, al menos en parte, con el aditamento de cercanas zonas españolas, como Castilla-León, Asturias o Extremadura.

Noticias municipales y del Ministerio de Fomento apunta a que el sueño vigués de estos dos históricos hitos se va a materializar. Celebrémoslo sin cesar en el empeño; confiando se haga bueno el popular dicho inglés "All dreams come true" (Todos los sueños se realizan).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine