Amor difícil, amor del bueno

20.10.2015 | 02:12
Amor difícil, amor del bueno

La escena de Kerry amenazando con cantarle las mañanitas a Margallo, acompañándose de la guitarra que éste le ha regalado, tiene el encanto de los viejos amores, esos que sobreviven a todas las pruebas. En este caso incluso a cambios de régimen. Ahora, después de medio siglo (62 años desde el inicio de la relación, un balón de oxígeno al franquismo) han decidido sanear un viejo asunto, el de las bombas atómicas caidas cerca de Palomares (1966), limpiando al fin el suelo contaminado. Fue uno de los momentos difíciles conocidos, al que siguió mucho después (fines de los 80 del XX) el abandono de la base de Torrejón como contrapartida de la permanencia de España en la OTAN, y no hace tanto la retirada de las tropas españolas de Irak por orden de Zapatero. Como en todos los amores largos y azarosos, hay un fondo larvado de desamor, que hace de cada encuentro un feliz reencuentro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine