Pink, Pank, Punk, fuego (y 2)

14.10.2015 | 04:55
De la apostólica coral. El Coro Apóstol Santiago busca nuevas voces, especialmente sopranos y bajos. Ahí veis este verano, en el Pazo Villarés de Gondomar, a muchos de sus componentes actuales, entre los que encontramos a expolíticos como Delfín Álvarez o Manoel Soto, abogados como Rafael Larriva o gente de otros menesteres como Puri del Palacio, Rosa Lobato, Ruth Villar, Javier Rey y Sanses Catalán (de la familia propietaria del Pazo), entre muchas otras caras conocidas, todos ellos dirigidos por el maestro lituano Rimas Zdanavicius, que veis apoyado en la columna de esta preciosa fachada sur del edificio. Si queréis formar parte de este premiadísimo coro, podéis consultar su web www.coroapostolsantiago.es.

Suena en la plaza la banda de música este martes de mañana, y recuerdo ese otro concierto de muy diverso signo que se vivió el viernes en el Ensanche, con ese festival Pink, Pank, Punk que reunió allí a los Nikis, Ataque de Caspa, los Punsetes, Airbag y Aerolíneas. Debo reconocer que fui dos veces: la primera demasiado pronto, cuando se abrieron las puertas pero faltaba mucho para empezar, aunque me tomé algo en la barra con el superintendente Vaquero, dueño del cortijo; la segunda, demasiado tarde, porque fui a cenar para dar tiempo a que empezara y llegué cuando habían acabado. Pero la gente estaba jubilosa por el buen resultado y por los momentos especiales vividos como cuando Emilio Sancho, el cantante de los Nikis ya desde los 80, le pidió matrimonio a su novia Marian desde el escenario. "Síííí", se le oyó gritar entre el público. Miguel Costas, que mantiene con él en las redes una dura pugna por ver quién es el mejor cantante, le presentó: "Hoy te dejo ser a ti el mejor", dijo. En la pista, gente desde 20 años -nuevos fans que bailaban y coreaban las canciones de todos- hasta algún sesentón de la vieja guardia que vivió la movida. Aerolíneas se lució según me contaba Vaquero, que me dijo: ¿Te vienes mañana a las Cíes con los 20 músicos que están actuando a comer a mi restaurante? No pude ir, no sé si habrán vuelto. Los músicos, cuando se juntan...

Un domingo de vísperas

Un domingo que es víspera de festivo y no de vuelta al tajo es un placer que se puede vivir pocas veces, y yo disfruté este último gozando de las pequeñas cosas del alterne. Que si un pincho de tortilla a la hora del aperitivo en un Cosmos a reventa, donde podías ver aquí a Sandra Barreras allá a Javier y Elena Ferreiro, Paula Alonso o María Otero, en otra mesa a Cris Cameselle... Que si un segundo round en el Mosquito, que estos días tiene cola para probar su apuesta en el concurso de tapas Vigovello, el ravioli de langostino con centolla, erizo y ali oli negro, como pudo constatar gente que vi allí como Eduardo y Marta Varela, Amparo y Sesi Pino... En el Capitán hicimos la tercera y última estación, muy cerca de una mesa donde estaba Carlos Vilas deleitándose con algún fruto de la mar, de otra mesa con el buzo y pintor boucense Horacio de la Campa con su ama y señora y, de otra con Antón Reixa ante unas nécoras y un salpicón de bogavante ¡con agua! ¡Oh, dios mío! ¿qué mosca le habrá picado? Antón había venido a Vigo a ensayar el próximo disco que van a sacar "Os resentidos" pero falló el batería. Yo no tenía idea de tal disco, no sé si vosotros aunque me temo que si Antón anda con agua a la fuerza le va a salir vitriólico... Lo que no pierde es su humor socarrón nuestro Reixa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine