OPINIÓN

Un absurdo que se desvela a golpe de auto

24.09.2015 | 02:19

La desproporción que supone la clausura de A Pedra se desvela a golpe de auto judicial. Primero, en junio, un escrito de la Audiencia Provincial reconoció que mantener el precinto durante meses era una desmesura. Poco después, en julio, un nuevo auto de la Audiencia insistía en que las razones de la clausura habían "perdido intensidad". Y ahora, en septiembre, un tercer texto -del juzgado de Vigo- archiva la causa contra 10 de los 65 vendedores imputados porque no ve "debidamente justificado" que hayan cometido el delito del que se les acusa.

La justicia tiene su tempo y está bien que así sea, pero no debe ignorar las consecuencias que ello acarrea. A lo largo de este último año los comerciantes de A Pedra han vivido un calvario, privados de ingresos; y el mercado, un motor del Casco Vello, agoniza sin pulso ni actividad. ¿Quién compensará a los autónomos? ¿Cómo se reanimará A Pedra? También eso atañe a la justicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine