Ya basta de enredar con las palabras

19.06.2014 | 01:27

Por desgracia, la perversión del lenguaje -esa "virtud" que permite jugar, estirar y enredar con las palabras para enmascarar la cruda realidad- ya no es patrimonio exclusivo de nuestra clase política. Ahora también algunos magistrados emplean este señuelo dialéctico en pos de una cuadratura del círculo imposible cuyo fin último es simplemente construir una engañifa pero sin que se note. El último ejemplo de esta táctica perversa es la posición del Consejo General del Poder Judicial en relación a las demandas de la ciudad en defensa de su sede judicial.

Dicen sus señorías que Vigo mantendrá su partido judicial, aunque se convierta con la reforma de Gallardón en una mera sede desplazada; dicen sus señorías que el papel de Vigo se verá "reforzado" pese a que, admiten (faltaría más), la "sede principal" estará en Pontevedra; dicen sus señorías que principal y desplazada son dos adjetivos que no implican subordinación (¿hará falta que les enviemos un ejemplar de la RAE?); dicen sus señorías que el plan de Gallardón ofrece "soluciones flexibles" al tiempo que no ofrece ninguna mínimamente aceptable para la ciudad (¿qué tal que nos quedemos como estamos?); dicen sus señorías que intentarán "singularizar la importancia" de Vigo, pero defienden a ultranza una reforma capitalina y provinciana que la degrada al estatus de colonia judicial...

Una de dos: o los señores del Poder Judicial no tienen ni pajolera idea de sintaxis ni de semántica o, sencillamente, nos quieren tomar el pelo. Así que habrá que elegir: estamos ante un grupo de ignorantes o de unos jetas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine