Lecciones de la ciudad de Copenhague

18.06.2014 | 03:29

En un momento en el que parece abrirse paso la idea de que se precisa una nueva reflexión estratégica sobre la ciudad de Vigo pueden adoptarse dos enfoques, ambos saludables. Uno, aprender de los propios errores y aciertos. Otro, analizar los factores competitivos de otras ciudades para aprender de sus éxitos. En este artículo, seguiremos el segundo.

Un estudio reciente elaborado por el Programa de Economía de Ciudades Verdes de la Escuela de Economía de Londres, en colaboración con los funcionarios de la propia ciudad de Copenhague, permite aprender de primera mano una serie de lecciones útiles para la reflexión y la acción pública en ciudades como la nuestra.

Copenhague es una ciudad de elevada renta y gran calidad de vida, basadas en la combinación de ocho factores: la forma urbana, la innovación, la inversión, el capital humano, la capacidad emprendedora, la eficiencia energética, bajas emisiones de carbono y la calidad ambiental.

Copenhague, apoyándose en el Plan General, ha podido conseguir en las pasadas décadas un desarrollo urbano más fuerte en las zonas centrales de la ciudad que en las periféricas; es decir, ha consolidado una ciudad compacta frente a la tendencia general en Europa hacia la ineficiente ciudad dispersa.

Copenhague es un importante centro global de la innovación, posee un sistema educativo e investigador de alta calidad, con estrechos vínculos con el sistema productivo, que le permite estar en la vanguardia de la creación de excelencia. El nivel de inversión en actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación se eleva al 3,1% del PIB; es uno de los mayores de los países desarrollados y está contribuyendo fuertemente al crecimiento de la economía de la ciudad y del país.

Copenhague es una ciudad muy atractiva para la inversión directa extranjera, especialmente en los sectores de las tecnologías de la información y la comunicación, y en los relativos a las ciencias de la vida. En todo caso, la ciudad hace un seguimiento permanente de los flujos de inversión, porque es consciente de la importancia estratégica de los mismos en la aportación de nuevo conocimiento, nuevas formas de gestión, organización, producción y comercialización.

Copenhague posee una fuerza de trabajo altamente cualificada y un bajo nivel de desempleo. Casi la mitad de la población adulta de la ciudad tiene un título universitario, lo que explica en buena medida que su tasa de paro esté muy por debajo de la media europea.

Copenhague es una ciudad emprendedora por la natalidad empresarial, el dinamismo exportador y la capacidad de facturación, a pesar de ciertas dificultades para el acceso al crédito por parte de las pequeñas y medianas empresas.

Copenhague continúa su senda de crecimiento, pero con un nivel de consumo total de energía controlado. Esto quiere decir que el consumo de energía per cápita está descendiendo en materia de electricidad, combustibles, agua y residuos.

Copenhague es una ciudad baja en emisiones de carbono según los estándares internacionales. Las emisiones están disminuyendo desde hace más de veinte años, debido al uso intensivo de energías alternativas y al objetivo de contaminación cero en el sector de los transportes.

Copenhague ha mejorado la calidad del aire en los últimos años, aunque todavía deba corregir los niveles de algunos contaminantes en el centro de la ciudad. Ha logrado, incluso, que las aguas del puerto puedan utilizarse para nadar, lo que representa un símbolo de los logros en materia de reestructuración territorial de las industrias contaminantes.

En definitiva, creo que deberíamos aprender de la experiencia ajena -para la aplicación al caso de la ciudad de Vigo- tres lecciones de estrategia urbana: la necesidad de compactar la ciudad haciéndola más densa y accesible, lo que requiere intervenir sobre el urbanismo y priorizar los modos de transporte a pie y públicos; la utilización eficiente de los recursos naturales, lo que implica optar por las energías alternativas; y el desarrollo de la innovación y las tecnologías limpias, lo que exige colaborar entre el sector público y el privado para elevar la productividad y el crecimiento.

*Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La imagen

Probablemente, lo peor de lo que ha ocurrido estos días con el overbooking de visitantes a las...

 
 

Cánovas, Rodrigo, Adolfo y...

Mi amigo Paco García, que vive en Gijón dedicado a altos menesteres...

 
 

ANXEL VENCE

Maridos de la muerte

Enamorados de la muerte ajena e incluso de la suya, los soldados de la Guerra Santa acaban de...

 
 

FERNANDO SCHWARTZ

El horror

La naturaleza de la mezquindad humana

 
 

PEDRO DE SILVA

En la inopia, me temo

¿Estaremos en guerra? Veo la foto de dos soldados libaneses en lucha contra el ISIS...

 
 

FRANCISCO SOSA WAGNER

Sexismo en la música

El regreso de la censura en los bailes de verano

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine