El clan del teatro leído

FERNANDO FRANCO

17.06.2014 | 09:00
Los de Primero B. ¡Buf, qué rápido corrió el tiempo! Si parecía que fue ayer, o sea en 1982, cuando estábais juntos en la clase de Primero B de la Compañía de María-Maristas, pero resulta que no fue ayer, sino que han pasado muchas cosas por el camino desde que os despedisteis del colegio... Pero, oye, estáis estupendos, y ya no tenéis que copiar ni tiraros tizas ni enamoraros de la del pupitre de al lado. Y este fin de semana lo celebrasteis en el hotel Nagari.

Hubo tiempos, queridos, en que el teatro también se leía en los salones privados y en los espacios públicos, pero hoy son unos resistentes los que continúan con esta tradición que faculta al oído y da alas a la imaginación. En Vigo los que mantienen viva esta modalidad teatral son los del grupo Acvire (Actores Vigueses Reunidos), que os ofrecen mañana, a las 7, La Muralla, de Calvo Sotelo, en la Casa del Libro, como despedida hasta el invierno Ahí veréis a Elena Cáccamo, Aurora Maestre, Rocío Barreiro, Miguel Llanderas, Manolo Botana, Alberto Ardid, Carlos Llorens y Quique Fernández. Pero ¿creéis que son unos cuantos a los que les ha dado por leer? ¡No, no! Me recuerda riendo Aurora Maestre que ella es superviviente de aquel "clan" de Radio Vigo formado por Chari Miranda, Benito Domínguez, Pepe, Vázquez, Chuco, Pérez Gil... de los tiempos grandes de la radio sin televisión; pero, en realidad, todos los de Acvire tienen su historial de teatro, radio , tv, publicidad, doblaje, cine... Ahora se han integrado dos jóvenes, Alberto Ardid y Rocío Barreiro, pero vienen de otros caminos: la Sanidad (ella) y la Historia del Arte (él).

La quema de la movida

Pero vamos a ver Emilio Alonso, cariño mío. ¿Cómo vas a quemar el día de San Juan, según dices, todo ese archivo de la movida que desde Vigo has ido juntando pacientemente? Ahí tienes incontables maquetas, fanzines, revistas, documentos variados que reflejan aquellos años y no puede ser razón para inmolarlos en la pira que ninguna institución parezca interesarse por ello a pesar de haber anunciado a los cuatro vientos que querías deshacerte de ese legado. Hombre, yo no digo que la movida sea el Renacimiento o la Italia de los Médici, pero en tu mismo libro, "Vigo a 80 revoluciones por minuto" (Xerais) se sustancia que fue un tiempo que no debe olvidarse. Ya leo a Teté Delgado sugiriéndote que hables con Ordovás, Alaska o alguien de la movida madrileña, o a Antón Beiras proponiéndote con su ironía habitual que se lo ofrezcas al alcalde de A Coruña para que esté en los archivos de esa ciudad; o a Luis Cortegoso, sugiriéndote que hagas una cápsula del tiempo y la hundas en medio de la ría ya que, si hoy no hay interés, al menos cuando lo haya se podrá "pescar" el pasado; o a Luis Ecariz, preguntándose si es que ya la han prohibido y que, sino, que se haga un "crowfunding". Pero no la quemes.

Volvieron los de Maceda

Volvieron sanos y salvos . El sábado partieron de Vigo los aguerridos cofrades de esa Irmandade dos Vinhos Galegos que preside el abogado Nemesio Barxa, Celebraban el solsticio de Verano en Maceda de Limia e hicieron allí su cata de vinos, pasearon encapados por la villa, entronizar en la iglesia a los nuevos miembros e hicieron frente a una comida en el castillo que de tan placentera daba miedo. Pero volvieron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine