con otra cara

Fútbol o sexo

16.06.2014 | 02:48
Fútbol o sexo

Shakira y Piqué van a estar a pan y agua durante las próximas semanas, igual que Sara e Iker y todos los miembros de la Roja a los que se les ha prohibido mantener relaciones sexuales mientras dure el Mundial de Brasil. En esto de tener o no sexo antes de los partidos, cada país aplica una norma y a España le ha tocado la abstinencia. No son los únicos. El entrenador de México considera, según leía por ahí el otro día, que "40 días de sin sexo no pueden hacer daño a nadie", mientras que los bosnios también lo tienen prohibido pero su entrenador, de lo más pragmático, ha afirmado que "pueden encontrar otra solución. No tengo problema en que se masturben".

El motivo de esta limitación es evitar que los deportistas bajen su rendimiento, algo que no les debe ocurrir a los ingleses, a los italianos o a los brasileños porque ellos sí pueden tener relaciones sexuales, aunque, en algunos casos, con limitaciones. Los brasileños, por ejemplo, pueden hacer el amor pero siendo prudentes. Se les ha prohibido por ello que hagan malabarismos en la cama antes de los partidos y que practiquen el salto del tigre en sus juegos amatorios. En otros casos, las pegas llegan por el estado civil. Así, en la selección de Nigeria sólo pueden enrollarse los casados, igual que en la de Honduras para evitar sustos: "Que sean las esposas las que se nos presenten. No queremos cosas nuevas". No quiero pensar a qué "cosas" se refiere su preparador. Otras limitaciones son aún más extrañas. Los de Costa Rica, por ejemplo, pueden tener sexo pero no en la primera fase del Mundial. Si se clasifican, tienen vía libre. Y todo esto, ¿por qué? Los expertos consideran que tener relaciones sexuales antes de una competición no los deja más flojos ni más atontados. Al parecer, los problemas son otros. Por una parte, muchos técnicos deportivos tienen miedo a que sus chicos, jóvenes, fuertotes, y encima en Brasil viendo cimbrearse a las cariocas, se desmadren y monten alguna escandalera como aquella que protagonizó la selección mexicana sub 22 en 2011 cuando varios jugadores fueron desvalijados por un grupo de prostitutas que se habían llevado a las habitaciones. Pero el principal motivo que esgrimen los técnicos partidarios de esta castidad temporal es evitar que los jugadores se descentren. Y es que aceptan que tener relaciones sexuales puede ser estimulante e incluso beneficioso, puede eliminar tensión y calmar los nervios, sí, pero sólo si la cosa sale bien. En caso contrario, si el encuentro acaba en una discusión o, lo que es peor, si resulta un fiasco, temen que el jugador se quede tocado en la autoestima y luego, en el terreno de juego, sea de nuevo incapaz de atinar a la portería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PEDRO DE SILVA

El dolor no nos debe hacer ingenuos

Quien suponga que las respuestas y reacciones ante los criminales...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Barcelona, ciudad abierta

Todo lo que la capital catalana tiene y debe conservar

 
 

EDUARDO JORDÁ

Lo que haremos las buenas personas

Comportamientos previsibles que siguen a todo golpe del terrorismo

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Libros sobrevalorados

Un escritor joven, muy prolífico en las redes sociales, ha sacado la lista de diez obras...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine