Controlar Pescanova implica asumir la responsabilidad de salvarla

25.04.2014 | 01:41

Por paradójico que parezca, si algo ha dejado claro la crisis de Pescanova es la tremenda robustez del proyecto empresarial que sustenta la compañía. Además del incalificable proceder de sus antiguos máximos responsables, claro está. Pescanova posee tal robustez, que sigue viva y coleando un año después de tener que suspender su cotización en bolsa tras desvelarse que la habían hundido en una deuda oculta de casi 4.000 millones de euros. Pese a todo eso, continúa produciendo, distribuyendo, vendiendo y pagando. O sea, funcionando. Y lo hace, además, en medio de una crisis económica monumental.

No es solo que parezca robusta, que lo parece, sino que todos los implicados en su tormentoso proceso concursal, o sea, quienes conocen por dentro sus tripas, certifican que es una empresa viable. El administrador concursal, el juez, los accionistas, la banca acreedora... Todos coinciden en que, convenientemente saneada, tiene un magnífico futuro. Así pues, el único plan aceptable es aquel que tenga como objetivo prioritario salvarla. Y salvarla implica mantener, con los ajustes que sean necesarios, las líneas generales del diseño empresarial que la llevaron a ser una de las líderes mundiales en la comercialización de productos del mar.

Quien quiera utilizarla como campo de batalla, quien pretenda servirse de ella para resolver viejas o nuevas vendettas, aquellos que alienten entre bambalinas su descomposición por intereses espurios o, simplemente, los que supediten su supervivencia a conveniencias particulares deben tener muy presente que Galicia tomará buena nota de todo ello. En consecuencia, controlar Pescanova implica asumir la responsabilidad de salvarla. La liquidación no puede ser jamás una opción para una empresa viable de tal envergadura y simbolismo. Ni siquiera como argucia legal. Es un proceso demasiado peligroso para jugar con él. Nadie debería permanecer callado ni un minuto más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. ARNEIROS TORCELA *

Pequeña historia de los cine clubs en Ourense

El 28 de diciembre de 1928 se creó en España, en la...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La evaluación

Una de las sorpresas que ha deparado este verano que parece no acabarse nunca -sus calores...

 
 

SANTIAGO LAGO PEÑAS*

Un debate desenfocado

Me temo que el debate sobre el turismo que se está desarrollando en España en las...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Trump triunfaría en Corea del Norte

El conflicto de Corea del Norte demuestra que el planeta no puede...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

El guion de los atentados

Es inevitable seguir hablando de los trágicos sucesos de Cataluña, de sus...

 
 

PEDRO DE SILVA

Abatidos

Abatir, en primera acepción (RAE) es derribar algo, echarlo por tierra. Solo en cuarta...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine