Entiendan esto: vive

21.04.2014 | 01:10

Consternación, ante la fuga de la arena de muchas playas del Norte, a causa de los grandes temporales del pasado invierno. En alguna ha regresado ya, y mi poeta de cabecera ha escrito un poema que comienza así: "Regresó la arena a casa. / Poco a poco la marea fue depositando / en su sitio cada grano sobre la playa". Lo que la gente no acaba de entender es que la arena es un gran animal, que se mueve, cambia de lugar, se ensimisma en el fondo del mar, luego regresa a la playa donde toma el sol, forma geografías y geometrías portentosas, caligrafías en las que plasma la complejidad de su mente, conectada con la de las fuerzas primordiales. Querríamos que la arena fuera una cosa, un objeto de ornato, pero no lo es. Incluso cuando se la intenta domeñar, arrancándola de cuajo y dejándola yerta luego en una playa artificial, la mar, que es su pareja eterna, le acaba devolviendo la vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine