Tradiciones

El viacrucis de As Hermitas

20.04.2014 | 01:15

La Semana Santa cuenta con una gran tradición en la provincia de Ourense. Tras las celebraciones analizadas, es necesario resaltar la importancia de la procesión del Miércoles Santo en O Barco, a las 20,45 horas, encabezada por el Cristo de los Ferroviarios; la Procesión del Silencio, el Jueves Santo, con salida -a las 22 horas- y regreso a la iglesia de San Mauro. El Viernes Santo se realizó la Procesión do Encontro, con salida de la iglesia de San Mauro, por una parte, de la imagen de la Dolorosa para recorrer las calles de Eloy Mira, Eloy Rodríguez Barrios y Balorca, y por otra la imagen del Nazareno, por Eloy Mira, Marcelino Suárez y Plaza do Concello, hasta llegar a la plaza do Príncipe, donde tuvo lugar el encuentro frente a la iglesia de Santa Rita. A las 19,30 horas, se inició la Procesión do Santo Enterro. En el núcleo de O Castro, a partir de las 22 horas, se realizó la Procesión dos Caracois. Cuenta con más de dos siglos de antigüedad. La tradición de recoger, vaciar y utilizar la concha de los caracoles para alumbrar el recorrido de la procesión con la imagen, tiene un carácter privativo asociada a los propietarios del Pazo donde comenzaba y remataba la procesión. Siguiendo la tradición, el Viernes Santo, los caracoles vacíos (últimamente substituidos por piñas), iluminaban los caminos para guiar a la comitiva encabezada por a Virxe das Dores. En la actualidad los balcones, fachadas y cruces son los principales lugares en los que se colocan las velas y luminarias para alumbrar la villa en medio de la oscuridad de la noche.

El Sábado Santo, a las 22 horas, tendrá lugar la Procesión da Soidade y el día 20, a las 12 horas, se celebra la procesión del Domingo de Resurrección en el que la imagen de la Virgen saldrá de la iglesia del casco viejo por las calles de San Mauro y Porto da Barca, en donde tendrá lugar el encuentro con la imagen de Cristo Redentor, regresando hasta la iglesia de Santa Rita, donde se celebrará la misa de resurrección.

Pero es en As Hermitas, en el Concello de O Bolo, en el entorno del santuario mariano del mismo nombre, que data del siglo XVIII, en el escenario montañoso de las riberas del río Bibei, en donde la Semana Santa alcanza una mayor fuerza y espiritualidad. Son muchas las gentes de Galicia y del resto de la geografía española las que se acercan a As Hermitas para celebrar los actos y cultos de la Semana Santa. Uno de los días más importantes es el día Viernes Santo. A partir de las 11 de la mañana, los fieles comienzan a congregarse en el templo, mientras se prepara el Vía Crucis, a las 11,30 tres costaleros, vestidos con una túnica negra, el rostro cubierto y con coronas de espinas, toman una gran cruz de madera maciza y salen de la iglesia para dar comienzo a la procesión y a continuación van preparándose los pasos. Primero, un paso con varias figuras policromadas que recrean uno de los momentos de la Pasión de Cristo, a continuación la imagen del Nazareno, la Virxe Dolorosa de luto, la Verónica y San Joán.

El Vía Crucis da comienzo en el mismo atrio del santuario, donde se encuentran las tres primeras estaciones. Son los pasos iniciales del recorrido conocido como "Camiño do Deserto", que continúa por una empinada ladera jalonada por otras 12 estaciones. La última de ellas, A Resurreción, tiene el cementerio como punto de arranque.

En As Hermitas, la Iglesia es el punto de arranque que conduce a la salvación, es decir a la resurrección. De ésta manera el peregrino venera e implora su mediación a la Virgen para que con su protección pueda afrontar el duro ascenso de la Pasión. Éste año los visitantes cuentan con una nueva imagen recientemente restaurada, además de mejorar en el recorrido que conduce a la última estación situada en el cementerio.

Alguna de las estaciones está asociada a las fuentes de agua, como es el caso de A Dormiñona o la que brota junto a la capilla del Descendemento, que son aprovechadas por los visitantes para calmar la sed, lavar las manos o refrescar el rostro. La procesión concluye en la estación de A Resurrección. Las imágenes se guardan y en el atrio de la iglesia aparece una gran cruz de madera, con la figura de Cristo crucificado, pero cubierto con una tela hasta los actos de la tarde. Sobre las cuatro se reanuda la actividad con el sermón de las 7 palabras y el tradicional Desencravo, y a las 8 de la tarde sale la Procesión da Soidade. El Viernes Santo se realiza la misa de la Cena del Señor, con el Lavatorio de pies y procesión al monumento. Ya por la noche, se celebra la procesión del Huerto y seguidamente La Hora Santa. El programa de la Semana Santa de As Hermitas concluye el Domingo de Pascua, a las 13 horas, con el Encuentro del Resucitado con la Virgen en una misa solemne.

Así como en Ábedes (Verín), se celebra en el mes de enero el San Antón, romería en la que aparece por primera vez en el año el Cigarrón que simboliza el comienzo del carnaval, en Palleirós (Manzaneda), se celebra el día de Pascua, éste año el día 20 de abril, "A Fuliada da Mourela para acá" que pone fin al carnaval. Mientras en el resto de la provincia el carnaval concluye con la quema del Meco o el entierro de la sardina, en este bello lugar del oriente ourensano regresa el Fulión cada Domingo de Pascua para tomar las calles de Palleirós. "A Fuliada da Mourela para acá", declarada fiesta de interés turístico gallego, constituye el epílogo del Entroido de Manzaneda.

En 2003, un grupo de vecinos de varios pueblos del municipio organizaron un fulión para compartir el Entroido con las personas de fuera que no pudieron asistir en las fechas propias del carnaval, por eso es costumbre pedir disculpas en verso en el transcurso de A Fuliada, por si alguien se pudiera sentir ofendido.

El día 20, a eso de las 11,30 en la entrada de Palleirós, se reunirán los vecinos solicitando (en verso) autorización para tocar por el pueblo. Tras la autorización de los anfitriones (también en verso), las Mázcaras harán sonar las chocas. Comenzará entonces el ritual del baile de As Mazcaras en un largo recorrido por la aldea que rematará en la salida de Palleirós, al lado de un souto. Al abrigo de una carpa comienza la segunda parte del Fulión, y en un repertorio satírico-burlesco en verso en el que irán desfilando diversas representaciones y escenas en las que se reproducen parodias, disputas de enamorados, de la política y de los medios de comunicación, entre otros. Tras la farsa, público y actores compartirán una comida popular, a base de empanada, chorizos y cordero, regados con un buen vino. Esta fuliada está organizada por la "Asociación do Fulión de Mourela para acá" en colaboración con el Concello de Manzaneda.

Estas son algunas de las razones para vivir con intensidad una Semana Santa en familia? casi sin salir de casa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. ARNEIROS TORCELA *

Pequeña historia de los cine clubs en Ourense

El 28 de diciembre de 1928 se creó en España, en la...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La evaluación

Una de las sorpresas que ha deparado este verano que parece no acabarse nunca -sus calores...

 
 

SANTIAGO LAGO PEÑAS*

Un debate desenfocado

Me temo que el debate sobre el turismo que se está desarrollando en España en las...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Trump triunfaría en Corea del Norte

El conflicto de Corea del Norte demuestra que el planeta no puede...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

El guion de los atentados

Es inevitable seguir hablando de los trágicos sucesos de Cataluña, de sus...

 
 

PEDRO DE SILVA

Abatidos

Abatir, en primera acepción (RAE) es derribar algo, echarlo por tierra. Solo en cuarta...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine