Cambio climático

16.04.2014 | 00:56

Acabaremos con todo, es nuestro destino. Sobre la idea de destino se han montado infinidad de mitos, religiones y filosofías, pero es una cosa muy sencilla, la pura e inevitable inercia de hacer, sentir y desear las mismas cosas que veníamos haciendo, sintiendo y deseando. El destino es no saber hacer otra cosa. ¿Creen que el destino de un castor (hacer diques), un escarabajo pelotero (formar una bola de estiércol) o un cuco (poner huevos en nido ajeno), por poner ejemplos conocidos, tiene algo de misterioso? El destino del hombre, igual que el de todo depredador, es depredar, con la única diferencia de que, como ninguna otra especie lo depreda a él, crece sin cesar. Atado a ese destino, la suerte está echada. Acabaremos con la casa-Tierra con nosotros dentro. Solo el Papa Francisco podría intentar cambiar la consigna, con una enmienda a la constitución, quiero decir al Génesis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

POR RAFAEL L. TORRE

El Hotel Universo

Pontevedra conoció la modernidad en aquel establecimiento tan chic y disfrutó mucho de sus...

 
 

La calle que debe ser para Pepe Simón

La clase política, ya se sabe, no acostumbra a tener buena memoria....

 
 

JUAN JOSÉ MARTÍNEZ JAMBRINA*

Proust en el olivar de Saramago

El análisis de los psicoanalistas de los llamados "locos geniales"

 
 

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ COELLO

Orense Balneario tiene mar

Orense Balneario tiene mar. Es una localidad integrante en el partido de Tres Arroyos, al sur...

 
 

PILAR GARCÉS

Las dos Españas de Sabadell

La propuesta de quitar a Machado, Quevedo o Goya del callejero de la localidad catalana

 
 

PEDRO DE SILVA

Cargas de nuestra civilización

El objetivo del terrorismo, como su nombre indica, es provocar...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine