Tribuna del lector

El viejo árbol del viejo viaducto

04.04.2014 | 02:35

He esperado por si alguien decía algo al respecto, pero nada. A lo mejor nunca ha existido, quién sabe, nuestros ojos nos engañan constantemente, pero los míos, es decir, estos dos faros oscuros con más de cincuenta años a cuestas, se atreven a jurarlo; sí, mis dos ojos recuerdan y no se olvidan del viejo árbol del antiguo viaducto de Redondela. Ese que, ahora dicen, han renovado. Era una higuera, o quizás un nogal, nunca lo he sabido con certeza, pero cada vez que pasabas camino de Pontevedra, ahí estaba él/ella, nacido/a de una lujuriosa semilla echada a la bartola que vino a caer entre las piedras; entre arco y arco se sujetaba y se mantenía.
Y así durante más de cuarenta años; él/ella ha sabido mantenerse en semejante lugar; territorio inverosímil, aparentemente inerte y, hasta ahora, inaccesible.
Cuántas cosas no habrá visto y escuchado, y de qué se habrá alimentado durante todo este tiempo, y qué habrá sido de él/ella; en qué inmerecido estercolero reposarán sus restos; prefiero pensar que quizás lo/a hayan muerto y resucitado; es decir, quizás alguien se haya apiadado de él/ella y lo/a hayan reconvertido en un par de sacos de pellets de esos de los que yo utilizo a diario en mi casa para calentarme. Sí; por qué no; prefiero pensar que la primitiva materia de ese inolvidable rebelde embutido entre las piedras del viejo viaducto, de alguna forma, todavía sigue conmigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine