La solidaridad como fuerza transformadora

08.02.2014 | 02:21

Siempre he creído en la capacidad de las personas y cómo esta puede producir transformaciones en la sociedad. En estos últimos tiempos de crisis, y cuando mucha gente vive en situaciones límite, todavía se manifiesta más este poder de las personas.

Cuando veo que la fuerza de un colectivo, sea el de médicos, estudiantes o desahuciados, consigue gracias a su constancia y a su esfuerzo un cambio, siento dentro de mí una ola de felicidad. Aunque yo no he estado presente físicamente, a pie de calle, somos muchos los que como yo nos unimos en el apoyo a la mejora de los derechos y en contra de las injusticias sociales.

Hemos visto mareas de todos los colores, blancas, verdes, que han logrado arrasar con las injusticias que se nos querían imponer. Los movimientos de ciudadanos que unen energías por causas diversas son cada vez más numerosos. Personas vinculadas a algunos de ellos dicen que es de las cosas buenas que hemos conseguido entre todos gracias a la maldita crisis: creer en nuestras propias fuerzas, uniéndonos para generar revoluciones. Lo más bonito y sorprendente es que cada día se enciende una nueva chispa transformadora.

El otro día, pasando por una parada de autobús, vi una imagen chocante. El panel de la parada estaba lleno de tarjetas de viaje que sobresalían. Me acerqué y, para mi sorpresa, las tarjetas estaban todas agotadas. Supongo que mi cara debía delatar mis pensamientos y una mujer que estaba cerca se acercó para contarme de qué iba aquello. En mis manos tenía un abono-11, un nuevo movimiento social y solidario que había surgido ante el incremento en los precios de los servicios de los transportes. Aquella mujer me puso al día: el abono-11 era una propuesta que había surgido en los barrios de diferentes ciudades para hacer frente a los recortes. Era una iniciativa que estaba abierta a que todo el que quisiera colaborar.

La mujer siguió explicándome: "Consiste en alargar la vida a nuestras tarjetas. Cuando en nuestra tarjeta aparece el 'agotado' ésta se convierte en un abono-11. Entonces se la podemos ofrecer a alguien que esté esperando el bus o, para evitar la molestia de ir preguntando, la podemos dejar en los márgenes de los paneles de información de las paradas del bus, para que el que lo desee la pueda coger. Con este gesto tan sencillo, alguien la puede reutilizar haciendo un viaje de más, ya que cada tarjeta puede funcionar durante hora y cuarto más de margen".

Al llegar a casa se lo expliqué a mi familia. Aquella tarjeta era la señal de un acto de solidaridad, de saber compartir. Espero que este movimiento se contagie en otras ciudades. Son pequeños gestos que hacen grandes cambios. Aquel abono-11 lo guardé para hacerme recordar que compartir da sentido pleno a nuestras vidas.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FERNANDO FRANCO

Desde Argentina, Pat Moon

Hablé ayer con la cantante y violinista viguesa Patricia Moon, que vive en Buenos Aires. Está contenta la Moon, que yo creo que, aparte de razones...

 
 

JOSÉ BRAVO*

Entre dous lumes

En agosto de 2006, as lapas procedentes de Cotobade cruzaron o río Almofrei e ao chegar ao Salgueiral dividíronse e subiron polas abas do monte,...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

El cónclave

A estas alturas, y con todo lo que ha ocurrido en los últimos meses -y lo que aún podría suceder-, no parece que el cónclave gallego del PP vaya a...

 
 

ANXEL VENCE

Se prohíbe prohibir

Evocando el espíritu de Mayo del 68 por el que se prohibía prohibir, el Consejo de Estado de Francia acaba de levantarle el veto al burkini: esa...

 
 

LUIS M. ALONSO

Bad news, good news?

La estadística y la temporalidad en el periodismo

 
 

PEDRO DE SILVA

Trenes

¿Supone la alta velocidad el final de los trenes? Me entra esta duda viajando en un tren lento, de pasillo lateral y compartimentos. Gente que entra...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine