Imputados y prensa

30.05.2013 | 07:37

En España un imputado, si tiene alguna notoriedad o aun no teniéndola se ve envuelto en una causa notoria, es condenado a toda prisa por el tribunal informal de la opinión pública. Si luego resulta absuelto, le costará ya mucho restituir la fama que se ha escurrido por el desagüe del fregadero. Esto tal vez sea inevitable, pero habría que tratar de minimizar daños para el inocente condenado en la plaza pública, y por eso parece legítimo que en alguna fase del proceso se preserve el hermetismo. Ahora bien, de ahí a impedir que la prensa se haga eco de lo que logre saber del caso, imponiendo una forma de censura, hay un paso de mucho peligro. La justicia debe evitar las fugas en sus cañerías, pero poner un dique en las redacciones toca ya el nervio sensible de la libertad de información. Si ese nervio se anestesia, en país tan poco transparente podemos acabar todos en el cuarto oscuro.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine