Esta vieja dama indigna

G.GARCÍA-ALCALDE

29.05.2013 | 08:14

La crisis ha hecho posible que uno de los gobiernos respaldados por más amplia mayoría en la historia democrática de España, sea el más débil a la hora de convencer, no de "vencer" por autoritarismo puro y duro. Al gobierno de Rajoy le salen salvadores y aprovechados por todas partes. Entre los primeros, Ex-Aznar, que en su segunda declaración tras la "enmienda a la totalidad" de su sucesor, dijo no estar contra nadie, sino con todos los españoles, cómoda generalización que le exime de estar explícitamente con el PP. En la parte que me toca, como español incorregible, convicto y confeso, no tengo inconveniente en liberarle de todo compromiso. Pero ahora resulta que un fiscal cita fuentes de Interior para advertir que ETA puede volver a la lucha armada. Lo que nos faltaba. La llamada "deriva soberanista" de Cataluña y la prudencia del lendakari Urkullu parecen animar, según esa inesperada revelación, un terror del que nos han repetido hasta el tedio que está muerto y enterrado. Se ve que ciertos muertos gozan de buena salud, sobre todo cuando no se disuelven y siguen armados hasta los dientes.

El nacionalismo monetarista de Mas/Junqueras y esta indeseable hipótesis del rebrote etarra pueden ser secuelas de la debilidad de gobierno, como también la rebelión de los propios contra el déficit asimétrico de las autonomías, que ha dejado afónico el cornetín de órdenes de doña Cospedal. Pero hay más. La progresiva desintegración de una derecha teledirigida desde fuera y distanciada del centrismo por su repertorio de medidas antisociales, parece fomentar entre antiguos ministros y colaboradores de Adolfo Suárez la sensación de ser llamados a escena por la engañosa divinidad de la política. En suma, hablan de refundar el CDS y proclamar el tumefacto mensaje de un centro social y progresista. El presidente del Congreso debería de advertirles, como ha hecho respecto a Suárez, que lo que se ha ido no vuelve. "Ojos que te vieron dir..."

Bueno está el país como para proponer a las generaciones de hoy y de mañana -en ocio forzoso- un parque jurásico, un baile de los vampiros o una noche de los muertos vivientes; zombies, en definitiva, que se han creído el mito de la transición como obra propia y legado inmarcesible, cuando fue, exclusivamente, fruto de un pacto de unidad en el momento exacto, cosa que hoy han hecho imposible.

La troika y demás instancias de la mediocridad europea -uno de cuyos dirigentes ya milita en las filas de los encausados judiciales- deberían mirar un poco más allá de las narices de su austeridad, sus recortes y su objetivo de déficit, para ver en qué están convirtiendo a países que, como España e Italia, por no incluir a Francia, son inseparables del concepto socio/político/económico llamado Europa, y que, sin ellos, esta vieja dama indigna se hará pedazos frente a un mundo de enormes países y grandes alianzas.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine